Portada  Libro de visitas Imágenes Rastro Foros de debate Páginas amarillas Glosarios  
   A web na que todos colaboramos V. 4.1

El hombre del tren

Lunes 5 de Mayo de 2003

"Todos los viejos son unos atletas y hacen deporte a diario: Caminan, suben al autobús, se abrochan las zapatillas..."

EL HOMBRE DEL TREN
Director: Patrice Leconte
Intérpretes: Jean Rochefort, Johnny Hallyday

Un tren llega a una pequeña ciudad de provincias y de el se apea Milan, un hombretón que porta una bolsa de viaje. Se dirige a una farmacia para comprar aspirinas y allí conoce a Manesquier, un profesor de literatura jubilado que le ofrece su casa para alojarse durante los tres días que permanecerá en el pueblo. Los dos tienen una gran misión dentro de tres días: Milan atracar el banco y Manesquier someterse a una operación de corazón. Tienen tres días para conocerse y a pesar de ser diametralmente opuestos, simpatizan enseguida.

Y esta sencilla historia gira en torno a sentimientos sencillos, a las decisiones equivocadas, a las decisiones perdidas... y curiosamente, a cada uno, le hubiese gustado llevar la vida del otro. El profesor querría haber sido un gran aventurero y el aventurero, un hombre casero. Laconte utiliza unos diálogos ingeniosos, llenos de humor y nostalgia para contarnos el transcurrir de un fin de semana en la vida de estos dos personajes. Aunque el final es predecible, está narrado con sencillez, delicadeza y ternura. Y hago especial mención a la parte que más me gustó: Cuando Milan enseña a Manesquier a disparar y Manesquier “enseña” a Milan como usar las zapatillas de casa.

Califican “el marido de la peluquera” como la mejor película de Laconte, pero no tuve ocasión de verla y desde luego, esta me pareció muy bonita y llena de sensibilidad. Además ¿quién no soñó alguna vez con ser Humphrey Bogart, Vivian Leigh o Sylvester Stallone?.

Redactado por veneciana el Lunes 5 de Mayo de 2003
Comentarios
Comentar este artículo









¿Recordar estos datos?




Por favor repite la siguiente combinación de números en el cuadro inferior para comprobar que hay un "ser humano" rellenando el formulario.