Portada  Libro de visitas Imágenes Rastro Foros de debate Páginas amarillas Glosarios  
   A web na que todos colaboramos V. 4.1

Relato: Impresiones del que se va

Jueves 15 de Mayo de 2003

Tenia 11 años. Salir por las cuatro de la tarde en un barco italiano en el puerto de Vigo, me ha impresionado una barbaridad, mas aún, cuando se oía en los altavoces la canción "Adiós España querida, dentro de mi alma la llevo metida..." Era en Febrero de 1954...

Tenia 11 años. Salir por las cuatro de la tarde en un barco italiano en el puerto de Vigo, me ha impresionado una barbaridad, mas aún, cuando se oía en los altavoces la canción "Adiós España querida, dentro de mi alma la llevo metida..." Era en Febrero de 1954...
Salimos de Vigo y ya entrando en la costa portuguesa un mar revuelto desplomó a casi todos. De los cientos y cientos que iban estaban en las camillas con el estomago agotodado. Solamente diez se quedaron en la cubierta y fueron a cenar, uno de ellos era mi padre, marinero de profesion en La Guardia. Llegamos por la mañana a Lisboa, para mi algo distinto y muy lejos de de mi percepción cultural de un niño que iba de Salcidos al Coruto.Y ya entonces entramos mar a fuera: portugueses, españoles, griegos e italianos compartian del corto espacio de un barco bastante viejo.Como en la comida ofrecian casi siempre macarrones y venga macarrones, españoles y portugueses casi hacen un mitin para cambiar eso. El comandante permitió entonces que españoles y portugueses voluntários se encargasen de la comida distinta, así ya comiamos bacalao, patatas, arroz, etc.Que alegria, despues de casi dos semanas llegabamos a Rio de Janeiro. Yo como niño me impresionó los cargadores del puerto, eran negros y yo solamente los veí en algunos libros de história pero no me lo creía pero poco a poco cuando bajamos a tierra ya pude observar mejor y adaptarme a la nueva dimensión humana, empezando por la piel.Nuestro destino no seria Rio de Janeiro pero si el puerto de Santos. Un calor insoportable de 38 grados, clima tropical, lluvia abundante. Ya en este puerto nos esperaban parientes de mi madre, que fueron a recojernos. Pero después fuimos al interior del Estado de São Paulo, en la ciudad de Araçatuba. Allí con el calor de casi 39 grados nos dejaba chorreando de sudor. Habia muchos emigrante de origen japonesa. Fuímos a vivir con el tio de mi madre, un viejo de 75 años que era de Salcidos y aún corria por las escaleras arriba apesar de sus años. Pero no nos arreglamos como debíamos para vivir alli, pues mi padre pretendia trabajar en la mar. Fuímos entonces para la ciudad de Campinas a 90 kilometros de la capital São Paulo. Y practicamente solos, con la ayuda de un compatriota gallego, pariente distante de mi madre, alli nos quedamos, y así fuímos viviendo. Yo me arreglando con la lengua portuguesa, con un español mediano y con el gallego en el inconsciente. Hice con algunos esfuerzos y dificultades cursos de bachillerato por la noche y por el dia a trabajar. Hice universidad, llegando a maestria y doctorado en filosofia. Trabajo casi 27 años en una universidad católica dando clses en pos grado.Con todos eso no olvido de mi tierra gallega, siempre me da la "morriña" y emoción cuando me pongo a pensar lo que és irse a fuera de su tierra a causa de la pobreza, dificultades de trabajo de mi padre y mi madre. Por tres veces visité a Guarda y recuerdo con emoción los senderos de la vida de niño que no se borran jamas en sus andanzas por Salcidos y su ida y venida a la escuela del Coruto.

Redactado por Lomba el Jueves 15 de Mayo de 2003
Comentarios

Gostei muito da descrição do Gabriel.
Com certeza é uma emoção mto grande deixar a terra natal, para um país tão longinquo.
Besos
Carmen

Enviado por: Carmen el Lunes 3 de Julio de 2006 a las 02:21

No se como te llamas, pero al leer este relato veo con asombro que a lo mejor fuimos amigos en esos años, mi nombre es Celso Lomba Martínez el hijo de Leoncio el barbero y Bernardina (la francesa). Yo me fui de La Guardia el 15-01-51 y tenia en ese entonces 8 años. La memoria me falla al querer acordarme de mis amigos de entonces por eso me emocionó terriblemente este relato. Vivo en Buenos Aires y tengo la misma morriña que vos. Te envío en abrazo muy fuerte y sigas teniendo ese amor por nuestro puebliño. Chau.

Enviado por: celso lomba martinez el Viernes 27 de Julio de 2007 a las 20:40
Comentar este artículo









¿Recordar estos datos?




Por favor repite la siguiente combinación de números en el cuadro inferior para comprobar que hay un "ser humano" rellenando el formulario.