Portada  Libro de visitas Imágenes Rastro Foros de debate Páginas amarillas Glosarios  
   A web na que todos colaboramos V. 4.1

La sociedad que necesitan las tabaqueras

Lunes 18 de Agosto de 2003

cigarrillo.jpgLa industria de la nicotina ha orquestado innumerables estratagemas para
vender un producto que siguiendo las instrucciones de uso, te enferma y te mata . Incluso, después de años de no usarlo sufres consecuencias mortales. Fumador, Ud. ha introducido alquitrán y otros productos que no desaparecen como un atasco en las tuberías de su inodoro. Siento decirle esto, pero es la realidad. Deje de fumar, es el mejor y más barato seguro de vida , pero con los años de introducir en su cuerpo alquitrán y nicotina tenga cuidado y controle su salud. Su amigo, según las tabaqueras, le pasará factura, no lo dude.

La industria de la nicotina ha orquestado innumerables estratagemas para vender un producto que siguiendo las instrucciones de uso, te enferma y te mata . Incluso, después de años de no usarlo sufres consecuencias mortales. Fumador, Ud. ha introducido alquitrán y otros productos que no desaparecen como un atasco en las tuberías de su inodoro. Siento decirle esto, pero es la realidad. Deje de fumar, es el mejor y más barato seguro de vida , pero con los años de introducir en su cuerpo alquitrán y nicotina tenga cuidado y controle su salud. Su amigo, según las tabaqueras, le pasará factura, no lo dude.

Entre las campañas de la industria:

La creación de los Lights ante la disminución del consumo de cigarrillos debido a la información que el consumidor iba recibiendo del riesgo de fumar. Hoy están prohibidos y están pagando cuantiosas indemnizaciones por publicidad engañosa. Perdieron la batalla.

Ante los estudios de los daños del humo del tabaco y la prohibición de fumar en lugares de trabajo, las tabaqueras se apresuraron a promocionar instalaciones de aire acondicionado que limpiaría las sustancias peligrosas. Se demostró que las partículas realmente perniciosas no las atrapa ningún filtro. Batalla perdida.

Intento de dividir a la sociedad en dos bandos irreconciliables. Fumadores y no fumadores. Muy pronto el adicto se convenció que el ciudadano normal no le persigue ni es su enemigo. El adicto sabe que su amigo, el tabaco, le enferma y mata. Por otro lado, yo no soy “no fumador”, soy normal. Batalla perdida.

Una de las últimas es el acoso a los fumadores .No es tal cosa, estamos tratando civilizadamente de convivir, y el adicto a la nicotina es un ciudadano más que puede pertenecer a cualquier estrato social, exactamente como los ciudadanos normales o no adictos a la nicotina, diferentes educaciones, temperamentos, humor. Sin duda, esta demostración de madurez cívica, democracia, le sienta muy mal a las tabaqueras. Han perdido el dominio sobre el adicto que se les va de la nicotina y de las manos porque piensa y discurre, sabe distinguir entre su amigo y su enemigo. Batalla en curso pero ante los hechos, los ciudadanos van viendo lo que hay detrás del humo publicitario...

Pero vamos a la realidad actual, al día a día. Actos de generosidad como a continuación expongo, no dejan dudas que las tabaqueras se desacreditarán, aún más, siempre que recurran a golpes bajos.


“El director del Programa de Transplante Pulmonar de Galicia el doctor José María Borro aseguró, en una entrevista, que el tabaco "influye muchísimo" en los trasplantes de pulmón y apuntó que "prácticamente un 40 por ciento" de estos trasplantados padecen enfermedades pulmonares obstructivas crónicas íntimamente relacionadas con el tabaco.”

En una entrevista en la TVG recogida por Europa Press el doctor Borro del Hospital Juan Canalejo de A Coruña señaló que casi todos los pacientes que son trasplantados de pulmón "son fumadores" y sufren ese tipo de enfermedad al tiempo que alertó de la cada vez mayor influencia del tabaco en las mujeres”


1.- Muchos fumadores viven y vivirán gracias a los pulmones de ciudadanos con pulmones utilizables. Con gran seguridad, no, de otros fumadores. Estamos orgullosos que España esté en cabeza en donaciones de órganos y esto, mercaderes de la nicotina, es grandioso y generoso a tal nivel que sus campañas son inútiles. En pocas palabras, Uds. reparten adicción, enfermedad y muerte lucrándose y ese “enemigo”, creado por sus oficinas de publicidad, reparte vida... gratis.

2.- Si odiásemos a los fumadores, posiblemente no donaríamos nuestros pulmones. Salvo excepciones, los receptores de dichos órganos son clientes de las tabaqueras. Sus clientes.

Para terminar se me ocurre lo siguiente. Las tabaqueras, que intentan enfrentarnos a sus clientes deberían mostrar su lealtad y generosidad con ellos. Dar ejemplo de amistad. Sugiero que para compensar y como nueva campaña de promoción del producto, las tabaqueras, en lugar de ofrecer viajes, ropas y otras artículos que solo a principio de la adicción podrán usar los clientes, deberían lanzar una campaña como:

“LAS TABAQUERAS INDEMNIZAN CON PULMONES NUEVOS”

TODOS LOS DIRECTIVOS, ACCIONISTAS, EMPLEADOS, VENDEDORES, LEGISLADORES PRO TABAQUERAS DONAMOS NUESROS PULMONES A
QUIEN ENVIÉ X CANTIDAD DE ENVOLTORIOS DE LA MARCA X.

Tal vez, con un acto así, empezaría a pensar en su credibilidad. Sería una compensación. De momento, el adicto a la nicotina y los ciudadanos normales seguimos pensando que Uds. venden un producto que enferma y mata y a medida que sube el nivel de madurez y educación pierden Uds. clientes. La batalla, en países desarrollados, la tienen Uds. perdida. Su maquinaria de publicidad tampoco conseguirá dividir a la ciudadanía. Conocen el camino, trasladar la guadaña a los países en vías de desarrollo, allí producirá el tabaco 7 millones de muertes prematuras en 2.020 (OMS).

Arsenio R. del Castillo
www.pestilencias.org

FORO SOBRE TABAQUISMO

Redactado por delcastillo el Lunes 18 de Agosto de 2003
Comentarios

Todo lo que se comenta en este articulo lleva razón pero hay una obiedad que se ha dejado pasar por alto. Actualmente los peligros del tabaco estan claramente demostrados y creo que no escapa al conocimiento de nadie los efectos nocivos que el tabaco tiene para la salud. Y por si a estas alturas alguien tenia dudas la leyenda de las propias cajetillas no puede ser mas clara, se expresa literalmente " fumar mata". Vivimos en un pais democratico, lo que significa que cada uno puede elegir teoricamente como y de que manera quiere vivir y por que no morir???. Si una persona adulta y con todas sus facultades desea consumir algo aun sabiendo perfectamente que no beneficia su salud, ninguno de nosotros ni ninguna autoridad tiene derecho a impedirselo,siempre y cuando lo haga en un sitio privado y no perjudique a nadie. Dejemos de poner trabas a la democracia, que ya somos mayorcitos para cada uno velar por nuestros propios actos y que cada cual haga con su vida lo que quiera que para eso disfrutamos de un pais libre, en el que hay muchisimas cosas mas importantes y vergonzosas a ilegalizar antes que el tabaco y no hablo de la droga........
A proposito yo ni fumo ni me drogo, simplemente es un comentario..........

Enviado por: el Domingo 24 de Agosto de 2003 a las 21:30

Gracias por la molestia de comentar mi artículo.
1.- Yo no discuto el derecho del fumador a suicidarse. El haber tenido la suerte de vivir 45 años en democracias yo no la cuestiono, ni la saco a relucir a las primeras de cambio, yo simplemente estoy acostumbrada a ella y pienso y opino con una mentalidad que se ha desarrollado en democracia.

2.- Para Ud. la democracia es que le dejen hacer lo que quiera, no ponerle trabas, para mi la democracia es obligación y respeto al semejante y sobre todo solidaridad.

3.- Si Usted me indica que hay otra cosa en España que ocasione 1.ooo muertos por semana y además el Gobierno se lucra en ello, le escucharé con mucha atención.

4.- Su desconocimiento del tabaquismo le hace pensar que con el cartel de Fumar Mata está todo arreglado. Usted solo piensa en usted y personas de su edad, según veo adultas. ¿Ha visto usted publicidad del tabaco orientada a adutos?. Las tabaqueras no están interesadas en los adultos, están interesadas en los niños. ¿Es democracia dejar que las tabaqueras enganchen a niños de 12 años?.
¿Sabe Ud. que quienes, como en mi caso 35 años, llevamos mucho tiempo en la prevención del tabaquismo sabemos que esas frases en los paquetes de cigarrillos, en unos dos meses ya no tienen efecto?.

5.- Cree usted que es democrático que usted no se preocupe de la situación en que están en este momento 8.000.000 de españoles que quieren dejar la adicción a la nicotina y no hay medios?. La democracia también es solidaridad o bien democracia es ¡Dios le ampare hermano!.

6.- De esas cosas más vergonzosas que usted habla, ¿En cual está usted contribuyendo a solucionar o paliar?. Ni las menciona ni menciona usted su propio nombre. Tal vez yo puedo colaborar. Usted con su concepto de democarcia no ha ofrecido ninguna ayuda.

Afectuosamente
Arsenio R. del Castillo
www.pestilencias.org

Enviado por: Arsenio R. del Castillo el Lunes 25 de Agosto de 2003 a las 00:33

estoy trantando de localizar a un familiar en vigo, y me cruze con esto acerca de el tabaco .
Me da mucha pena el que no puedas ver el panorama desde una perspectiva mas grande.
El preocuparte por la gente que muere por el tabaco,siendo que existe mas gente muriendo por otras razones como la obesidad.
Estoy cansado de todos los humanos, como especie tratando de sobrevivir mas y mas años acabando con todo lo que nos rodea, que paso con el "Ecosistema"? que no estamos supuestos a vivir en armonia con las demas especies?. Ellas no siendo "racionales" controlan su poblacion.
Vivan las guerras,"desastres naturales", virus.!
Somos tantos ya! y nuestra estupidez aumenta por generacion!

Enviado por: agustin Hurtado el Domingo 21 de Septiembre de 2003 a las 20:36

No por usted que parece no desear vivir y critica que otros no estemos de acuerdo en acompañarle, sino por otras muchas personas que pueden estar interesadas en vivir le paso uno de mis trabajos.


PIENSE QUE 5 DE CADA 100 ÁRBOLES CORTADOS EN EL MUNDO SON PARA SECAR TABACO (OMS)

?QUIERE USTED CALCULAR ADEMAS LAS ÁRBOLES QUE SE NECESITAN PARA HACER PAPEL Y ENVOLVER EL TABAOC PARA HACER CIGARRILLOS?

Usted menciona la ecología... solo menciona.

Por favor, contésteme a este trabajo que le ofrezco.

DAÑOS MEDIO-AMBIENTALES DEL TABACO
5.340.000.000.000 CIGARRILLOS/AÑO

No solo matan 5.000.000 de personas anualmente, por utilizar el producto meticulosamente, es decir, colocarlo en la boca, encenderlo y aspirar el contenido.

No solo la UE. subvenciona su producción con cantidades superiores a casi todos los demás productos agrícolas.

No solo producen 2.600 toneladas de CO2 en su combustión y 5.200 toneladas de metano.

Si no, que además, se utilizan 4.328.000 hectáreas de terreno para su cultivo (FAO 1.995) con irreparables daños al suelo y trabajadores.

De los ocho millones de toneladas de tabaco que se producen al año, más de seis toneladas se cultivan en países en vías de desarrollo, habitualmente en terrenos semi-áridos y requieren un largo periodo de cultivo, 5-6 meses, comparado con el maíz que necesita 4 meses. La semilla del tabaco, gran consumidora de agua debe enraizar 3 meses en vivero. Es un cultivo que necesita más nutrientes como nitrógeno, fósforo y potasio que productos tales como Café, Maíz y Casava (ver cuadro). La alta necesidad del tabaco de nutrientes exige un continuo aporte de fertilizantes químicos

AGOTAMIENTO DE NUTRIENTES EN SUELO POR TABACO Y OTROS PRODUCTOS

CULTIVO AGOTAMIENTO-DEPLETION (Kg/Ha)(1 T/ Ha) _____________________________________

............NITRÓGENO FÓSFORO POTASI0
TABACO........ 24.4.... 14,4.... 46,4
CAFÉ.......... 15.0..... 2,5.... 19,5
MAÍZ.......... 9.8...... 1,9..... 6,7
CASAVA........ 2,2...... 0,4...... 1,9
Fuente: Van Wambeke (1.984)


Observemos que según una circular de instrucciones distribuida por la British American Tobacco (BAT) a los agricultores, se recomienda 16 aplicaciones de pesticidas, solo en el periodo de enraizado (tres meses antes de poder pasar el esqueje al campo).

Los efectos de fertilizantes y pesticidas en el suelo y agua son bien conocidos, pero en el caso del tabaco, escasamente publicados o aireados. Tampoco el trabajo de niños ( Rio Grande do Sul, Brasil, confeccionando manojos de hojas de tabaco y graves problemas de salud. (L.Prado, Obispo Anglicano, Brasil) y menos aún los efectos en la salud de los trabajadores (en general mujeres) y sus hijos a quienes llevan a los lugares de trabajo en países africanos.

Este tipo de cultivo intensivo - uso de fertilizantes artificiales e intensivas cosechas- disminuyen gravemente la fertilidad del suelo. Esto, junto con la deforestación asociada a al propio cultivo del tabaco y su secado, acelera la erosión, problema ya de gran peligro en muchos países en vías de desarrollo.

El 65% de la producción mundial de tabaco, (las hojas más solicitadas) son secadas por aire caliente en graneros mantenidos a temperatura constante de 35 % C. bien por madera, carbón u otro combustible, durante 5-7 días.

La propia industria tabaquera, en un estudio, declara que son necesarios entre 2,5 Kg. y 40 Kg. de madera para “curar” 1 kg. de tabaco, necesitando por término medio 7 Kg. (1.995). Otros estiman ser mucho mas alto. El Gobierno de Uganda y la British American Tobacco (BAT) admiten usar 100 Kg. de madera por 1 Kg. de tabaco, aunque cultivadores locales aseguran que utilizan hasta 130 Kg de madera (Muwanga-Bayego).

Los intentos de las tabaqueras para que los agricultores usen parte de sus tierras para cultivar árboles, no ha tenido éxito significativo.
Primero, porque los árboles seleccionados son especies de crecimiento rápido y grandes consumidores de agua, como el eucalipto. Segundo, por el bajo precio que las tabaqueras mantienen, ya que almacenan grandes reservas de hoja.

El campesino, que está endeudado con las tabaqueras, a quien, como regla, debe comprar semilla y fertilizantes, y trabaja con márgenes muy escasos, no pierde tierras de cultivo de tabaco para plantar árboles, cuando los puede talar en la selva, - cada día a más distancia - gratis.

Una tabaquera en España anunció, con muy mal gusto, un cigarro cuyo humo simulaba una silueta femenina, y un eslogan, exponente de la mas vulgar publicidad y desprecio al sector femenino, ¡FÚMATELA!.

Señor adicto a la nicotina:

UD. SE ESTÁ FUMANDO ÁRBOLES.


(Bibliografía: S. Parkin, Reino Unido, L.Prado, Brasil)


Arsenio R. del Castillo
www.pestilencias.org
pestilencias@pestilencias.org

Enviado por: Arsenio R. del Castillo el Lunes 16 de Febrero de 2004 a las 00:30


LA LIBERTAD CRISTIANA

Cuando Cristo vino al mundo, él no vino para liberar al pueblo de Israel de la esclavitud de Roma sino que vino a traer una libertad aún mejor, pues Jesucristo vino a liberar de la esclavitud del pecado y de sus consecuencias, no sólo a Israel sino también a toda la humanidad. Una de las palabras más hermosas que podemos encontrar es la palabra “libertad” y es que verdaderamente, en el mundo en que vivimos podemos ver a personas que se encuentran atadas por el vicio, el deporte excesivo, el trabajo esclavizante, las obsesiones, etc. de tal manera que les resulta muy difícil romper con esas cosas.

Cuando el evangelio habla de libertad, está implícita muchas veces la idea de la esclavitud o servidumbre previas. Libertad es un estado de gozo por haber sido desatado de toda ligadura espiritual de tal manera que la persona puede desarrollarse eficientemente en sus labores cotidianas y desarrollar una relación plena con Dios y con sus semejantes.

Para entender mejor lo que es la libertad cristiana, es necesario saber que las opresiones espirituales pueden ser de tres tipos:
-Estructuras mentales, son pensamientos arraigados o pensamientos cautivos producto de falsas doctrinas o del pecado.
-Ataduras espirituales, son espíritus inmundos que se meten en las personas que practican reiteradamente un determinado pecado o cuya conciencia ha sido anulada o bloqueada temporalmente producto de un trauma o una fuerte impresión, así también hay intromisión de espíritus inmundos consecuencia de realizar prácticas paganas como la brujería, la ouija, la cartomancia, la adivinación, pactos satánicos y cosas semejantes a estas. Pueden venir también como herencia de nuestros antepasados quienes realizaron dichas prácticas pecaminosas.
-Posesiones demoniacas, es cuando la persona está totalmente sometida por el diablo y sus huestes de maldad.

La ciencia médica divide a las enfermedades según su origen, así tenemos las enfermedades congénitas, infecciosas, alérgicas, carenciales, funcionales, degenerativas, mentales, psicosomáticas, etc. sin embargo, hay otro tipo de enfermedades que la ciencia médica no puede comprender y cuyo origen es espiritual, causadas específicamente por espíritus inmundos. Los demonios o espíritus inmundos son seres incorpóreos que pueden causar incapacidad física en las personas, enfermedad o una limitación en su relación personal con Dios y con sus semejantes.

Las liberaciones de Jesucristo

En los evangelios podemos ver cómo Jesucristo puso en libertad a los oprimidos, liberó a los endemoniados, reprendió a los espíritus de enfermedad y sanó a muchas personas, así en Lucas 11: 14 vemos cómo Jesucristo expulsó a un demonio que había dejado mudo a un hombre, cuando el demonio salió, el mudo pudo hablar y la gente se quedó asombrada; en Lucas 9: 37-43 vemos a un joven que era atacado por un espíritu que lo hacía gritar, también lo sacudía con violencia en el piso y lo hacía echar espuma por la boca, pero Jesús reprendió al espíritu de epilepsia y sanó al joven; en Marcos 5: 1-13 y en Lucas 8: 26-33 vemos a un loco que andaba desnudo por los sepulcros y los montes, dando voces y golpeándose con las piedras, muchas veces había sido atado con cadenas y grilletes, pero él los rompía y nadie podía dominarlo, por lo cual Jesús ordenó a los demonios que salieran del hombre quien volvió a la normalidad al recibir esta extraordinaria liberación.

No era fácil echar a estos espíritus inmundos de las personas, se requería de un poder sobrenatural para hacerlo, Jesucristo mismo reconoció que expulsaba a los demonios por medio del Espíritu de Dios (S. Mateo 12: 28) o con el poder del Espíritu Santo. Hay que notar que Jesús comenzó su ministerio de evangelismo, sanidades y milagros recién cuando fue ungido con el poder del Espíritu Santo al bautizarse en el río Jordán (S. Lucas 4: 1) como a la edad de treinta años. Para comprender la divinidad de Jesús es necesario saber que tenemos un Dios todopoderoso que se expresa en tres personas claramente diferenciadas, pero que actúan siempre en una perfecta unidad y armonía: Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo. Llegado el tiempo oportuno, Dios Hijo vino a este mundo despojándose de su poder y se hizo como uno de nosotros, pero sin pecado para poder revelar plenamente el carácter santo de Dios bajo forma humana. Por eso en los evangelios vemos que Jesús aprendió el oficio de la carpintería (S. Marcos 6: 3) y vivió obedeciendo a sus padres creciendo en sabiduría y estatura, gozando cada vez más del favor de Dios y de los hombres (S. Lucas 2: 51-52).

Ungidos con el poder del Espíritu Santo

Cuando Jesús se bautizó en el río Jordán, recibió el poder del Espíritu Santo (S. Lucas 4: 1), las Escrituras dicen que al salir del agua los cielos fueron abiertos y el Espíritu Santo descendió sobre él como paloma y el Padre desde los cielos dijo: “Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia” (S. Mateo 3: 17), precisamente la palabra Cristo o Mesías significa “Ungido” es decir que Jesús fue investido y lleno del poder del Espíritu Santo (S. Lucas 4: 1, 14) luego, comienza su ministerio anunciando las buenas nuevas y llamando a sus primeros discípulos.

Posteriormente Jesucristo dio autoridad a sus doce discípulos para expulsar a los espíritus inmundos y sanar toda enfermedad y dolencia, más tarde nombró a otros setentidos y los envió dándoles autoridad para vencer todo poder del enemigo. Los evangelios nos relatan incluso el caso de un hombre que echaba fuera demonios en el nombre de Jesús, pero que no formaba parte del círculo íntimo de los discípulos (S. Marcos 9: 38-40, S. Lucas 9: 49-50).

Y antes de que Jesucristo ascendiera a los cielos, le dijo a sus discípulos que se quedaran en la ciudad de Jerusalén y que esperaran la promesa del Padre, pues serían investidos de poder de lo alto (S. Lucas 24: 49), los discípulos obedecieron a lo que Jesucristo les dijo, perseverando unánimes en oración (Hechos 1: 14). Cuando llegó el día de Pentecostés, todos los creyentes se encontraban reunidos en un mismo lugar, de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban y se les aparecieron como lenguas de fuego que se repartieron y se posaron sobre cada uno de ellos, es así como fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas según el Espíritu Santo les concedía que hablasen (Hechos 2: 1-4).

Las Escrituras nos dicen que por aquellos días estaban de visita en Jerusalén unos judíos piadosos procedentes de muchas naciones, quienes al oir el bullicio se acercaron y se sorprendieron, pues los oían hablar en su propio idioma extranjero acerca de las maravillas de Dios, a pesar de que todos los creyentes eran de Galilea. Entonces, Pedro les dijo que lo ocurrido había sido anunciado por el profeta Joel: “Y en los postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu sobre toda ‘la humanidad’ (1) y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; vuestros jóvenes verán visiones, y vuestros ancianos sonarán sueños; y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días derramaré de mi Espíritu, y profetizarán.
Y daré prodigios arriba en el cielo, y señales abajo en la tierra, … antes que venga el día del Señor, grande y manifiesto” (Hechos 2: 17-20, Joel 2: 28-31).

Vemos pues, que esta hermosa promesa del bautismo con el Espíritu Santo (Hechos 1: 5) es, también para todos nosotros. La Biblia dice que muchas maravillas y señales comenzaron a ser hechas por los apóstoles (Hechos 2: 43).

(1) Palabra de La Biblia, Dios Habla Hoy - 1,979

La autoridad de la iglesia

En Hechos 16: 16-18 podemos ver cómo una joven que tenía un espíritu de adivinación seguía a un grupo de cristianos dando grandes voces, de pronto el apóstol Pablo se volvió y le dijo al espíritu: “Te mando en el nombre de Jesucristo, que salgas de ella“ y el espíritu inmundo la dejó en ese mismo momento. Es maravilloso saber que Jesucristo ha delegado poder a la iglesia sobre toda obra de las tinieblas, así en Marcos 16: 16-18 Jesucristo dice: “Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; ... sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán”. Mientras más crezcamos en el conocimiento de la Biblia y en la oración, Dios nos va ir delegando un mayor poder y autoridad. Acerca de los creyentes de aquella primera iglesia cristiana, Hechos 2: 46-47 nos dice: “Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.”

La unidad y la continuidad es precisamente, la clave del éxito por el cual aquella primera iglesia fue poderosa en prodigios y milagros, es decir perseveraban todos unidos en oración y lo hacían todos los días. Cuando salían a las calles, muchos se convertían al evangelio y la gloria de Dios se manifestaba por donde iban. Al congregarnos continuamente, hay una rápida apertura de todo nuestro ser a la acción del Espíritu Santo, unidos en oración somos como los carbones encendidos que cuando están juntos arden más. Solos no podemos adorar a Dios todo lo que él se merece debido a nuestras limitaciones humanas, por eso es necesaria la adoración corporativa como iglesia. Lo que no podemos hacer individualmente, unidos con otros hermanos sí lo podemos hacer y Dios deja manifestar su gloria intensamente. La experiencia demuestra que cuando la iglesia alaba y adora a Dios en espíritu y en verdad, se producen sanidades y liberaciones, además las bendiciones comienzan a venir abundantemente a nuestras vidas.

La iglesia cristiana está cimentada en Jesucristo, permanece unida a él y de él recibe su poder, por eso que las puertas del reino de la muerte no pueden prevalecer contra ella (Efesios 2: 18-22, S. Mateo 16: 16-18)

El origen de los espíritus inmundos

La Biblia nos enseña que Dios creó a los espíritus celestiales o ángeles los cuales tienen como función adorar y servir a Dios, el Creador les dio atributos y cualidades, realmente son seres maravillosos, pero limitados; los ángeles no son todos iguales, pues difieren en sus posiciones asignadas y en los poderes recibidos. Los querubines y serafines son las clases más altas de los seres angélicos y están asociados con la gloria y la santidad de Dios, así los querubines son los defensores y protectores de la santidad de Dios mientras que los serafines son los adoradores de Dios por excelencia y lo hacen con perfección.

Entre estos querubines, había uno llamado Lucero quien era el de mayor jerarquía, pues tenía la posición más alta respecto a todos los demás ángeles. Lucero significa “El resplandeciente”, es decir era un ángel lleno de luz, una maravillosa creación de Dios, Lucero es descrito como un modelo de perfección, lleno de sabiduría y de completa hermosura (Ezequiel 28: 12), un querubín protector que era perfecto en todos sus caminos. Lucero había sido creado para dar una completa adoración y servicio a Dios, esto fue así hasta que llegó un tiempo en que Lucero desvió su mirada de Dios y se vio a sí mismo lleno de hermosura y de esplendor, entonces se enalteció su corazón y se corrompió su sabiduría, se llenó de soberbia y comenzó su propia auto-adoración. No contento con eso, quiso que los demás ángeles lo adoraran por lo cual hizo pactos con ellos ofreciéndoles las riquezas que tenía a cambio de su adoración, fue así como logró engañar a la tercera parte de ángeles, estos son los ángeles que perdieron su posición original rebelándose contra Dios (Job 4: 18).

Lucero tenía una perfección limitada, por eso quiso ser semejante a Dios, no en santidad sino en gobierno, quiso ocupar el lugar que sólo a Dios le correspondía por lo cual Dios lo expulsó del cielo y lo echó por tierra sacando fuego de él que lo consumió (Ezequiel 28: 18) fue así como Lucero se transformó en un ser espantoso y su nombre fue cambiado por el de Satanás o el diablo, la tercera parte de ángeles que se rebelaron también fueron expulsados del cielo y son conocidos como ángeles caídos. Todos estos acontecimientos ocurrieron en tiempos prehistóricos, cuando el ser humano todavía no había sido creado.

Las huestes espirituales de maldad

El diablo y sus ángeles caídos no representan ninguna amenaza para Dios, por eso ellos tratan de atacar a los seres humanos que son lo mejor que Dios ha creado en este mundo físico. Los ángeles caídos han retenido su posición original con la diferencia de que ahora están al servicio de Satanás, por eso la Biblia nos dice que nuestra lucha es contra principados, potestades, gobernadores de las tinieblas y contra espíritus de maldad en los aires (Efesios 6: 12). Se cree que los demonios son un tipo de ángeles caídos identificados con los espíritus de maldad.

Satanás quiere que la humanidad lo adore por eso trata de atraer la atención de las personas, alejándolas de Dios. Para ello se vale de todo tipo de engaños ya sea directamente o a través de sus huestes espirituales de maldad que trabajan para él. El pasaje de 2 Corintios 11: 14 dice que el propio Satanás puede tomar la apariencia de ángel de luz, así que no debemos extrañarnos de que también sus huestes de maldad puedan tomar la apariencia de espíritus buenos para engañar a las personas. Las prácticas paganas que llevan a los estados alterados de conciencia como el yoga, la meditación trascendental, la hipnosis y el control mental, abren puertas al mundo espiritual y permiten entrar en contacto con espíritus inmundos, a pesar de que no se haga ninguna invocación a espíritus; inicialmente la persona siente paz y tranquilidad, pero posteriormente es oprimida por los demonios. Obviamente esto también ocurre en otras prácticas paganas donde la invocación a espíritus es evidente como la adivinación, la ouija, la hechizería, el ocultismo y el espiritismo.

Esta es la razón por la cual ni siquiera debemos de invocar a los ángeles de Dios ya que los espíritus malignos pueden aprovecharse de esta situación y tomar la apariencia de ángeles buenos para engañar a los seres humanos. En la Biblia vemos que Dios envía a sus ángeles para dar mensajes a los hombres, los ángeles del cielo cumplen la función de enviados o mensajeros de Dios, son ellos quienes inician un diálogo con las personas (S. Lucas 1: 11-19). Lo que sí podemos hacer es pedirle a Dios que envíe a algunos de sus ángeles para que nos protejan contra adversarios humanos y espirituales (S. Mateo 26: 52-54). En Apocalipsis 22: 8-9 el siervo de Dios llamado Juan se postró a los pies de un ángel que Dios había enviado para mostrarle las cosas que habrían de venir, pero el ángel le dice: “Mira, no lo hagas; porque soy consiervo tuyo, de tus hermanos los profetas, y de los que guardan las palabras de este libro. Adora a Dios”.

Debemos de orar sólo a Dios y adorarlo con todo nuestro ser, la Biblia nos enseña a adorar a Dios en espíritu y en verdad (S. Juan 4: 23-24), es decir guiados por el Espíritu Santo y basados en la veracidad de las Sagradas Escrituras. La obra del Espíritu de Dios en este mundo es traer convicción de pecado ya que él desea que todos procedan al arrepentimiento (2 Pedro 3: 9), cuando una persona se aparta de sus malos caminos y se convierte a Dios de todo corazón, el Espíritu Santo llega a su vida y le da libertad plena.

Los primeros seres humanos

Sin embargo, cuando Dios creó a los primeros seres humanos llamados Adán y Eva, los hizo santos limpios y puros, Dios los había creado para que vivieran eternamente saludables y disfrutando de toda su capacidad física, mental, espiritual, además mantenían una relación directa con el Creador y veían en toda su plenitud la presencia de Dios. Génesis 2: 7 dice que Dios formó al hombre del polvo de la tierra y sopló en su nariz aliento de vida, es decir mientras que el cuerpo provenía de la tierra, el espíritu humano venía directamente de Dios. El espíritu es precisamente, aquella área de nuestro ser que nos permite tener comunión con Dios y comprender las virtudes divinas, por eso la Biblia nos dice que Dios había creado al hombre a su imagen y semejanza (Génesis 1: 26), sin embargo el hombre también tiene un alma que viene a ser el asiento del intelecto, la voluntad y las emociones, los cuales conforman la personalidad o carácter del ser humano. En resumen podemos decir que Dios creó al hombre como un ser tripartito, pues es un espíritu que tiene un alma y que habita en un cuerpo físico.

La Biblia dice que Jehová Dios había plantado un huerto en Edén para que el hombre lo labrara y lo guardase (Génesis 2: 15), tanto Adán como Eva simplemente se acercaban a cualquier árbol del huerto del Edén y comían de sus frutos, no se preocupaban del vestido y tenían la autoridad para señorear sobre todos los animales de la creación, además Dios los había bendecido dándoles la capacidad para fructificarse y multiplicarse.

Junto con estos privilegios Dios les dio el siguiente mandato: “De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás” (Génesis 1: 16-17). Este árbol era una expresión de la dicotomía entre el bien y el mal que se había generado con la rebelión de la tercera parte de los ángeles del cielo, sin embargo Adán y Eva pecaron al desobedecer la voluntad de Dios, pues fueron engañados por el diablo quien tomó la apariencia de una serpiente que era uno de los muchos animales que había en el huerto del Edén.

La naturaleza humana caída

Como consecuencia del pecado se rompió el orden que existía, el mundo entero sufrió un cambio pues Dios maldijo la tierra, hubo un gran cambio en el mundo espiritual ya que el hombre cedió su autoridad a la serpiente, es decir el diablo, éste venía a ocupar el primer lugar de la creación y el hombre pasaba a un segundo plano, además Adán y Eva murieron espiritualmente y se acortaron rápidamente sus años, Adán tendría que trabajar con el sudor de su rostro para comer, Eva tendría dolores durante su preñez y ambos fueron expulsados del huerto del Edén.

La muerte espiritual de Adán y Eva significa que disminuyó la intuición, se rompió la comunión y se despertó la conciencia. La intuición, aquella área del espíritu que Dios les había dado para saber o percibir hechos o circunstancias se aminoró; la comunión, aquella por la cual tenían una relación directa y de santidad con Dios se cortó y la conciencia, aquella por la cual distinguían entre lo bueno y lo malo se despertó, pues se sintieron culpables de lo que habían hecho, así en Génesis 3: 22 Dios dice: “He aquí el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal ...”

Además el pecado trajo consecuencias para toda la humanidad, pues Romanos 5: 12 refiriéndose a Adán nos dice: “Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron”. El pecado no sólo rompió la completa comunión entre Dios y el hombre, sino que también la mente del hombre fue entenebrecida por la influencia de Satanás y del pecado. Las Escrituras nos dicen que Adán se escondió de Dios por lo cual Dios respetó su decisión de no verle y a partir de allí, retrajo su presencia. Sin embargo, Dios dio indicios de su plan salvador para la humanidad cuando le dijo a la serpiente: “Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar” (Génesis 3: 15), sería precisamente de la descendencia de la mujer que vendría Jesucristo quien nos daría la victoria al vencer al enemigo. Este plan salvador de Dios se fue gestando a lo largo del Antiguo Testamento, así Dios tuvo que hacer pactos con Noé, con Abraham, con Moisés, con David y otros más, pero todos ellos eran imperfectos; el único pacto que triunfaría sería con Cristo Jesús.

Dios se revela a la humanidad

El ser humano es incapaz de conocer a Dios por sus propios medios ya que, como hemos visto, su mente se ha corrompido por influencia de Satanás y del pecado. Hace falta la iniciativa revelatoria divina, en la Biblia vemos cómo Dios se da a conocer a los hombres antes de que éstos puedan conocerlo, Dios se revela como un ser lleno de amor y de misericordia, así Dios había establecido que antes de que Jesucristo viniese al mundo, era necesario derramar la sangre de animales inocentes como una forma de limpiar a los hombres de su pecado, por eso Dios tuvo que sacrificar a unos animales, con la sangre derramada Dios perdonó el pecado de Adán y Eva y con las pieles hizo túnicas para vestirlos (Génesis 3: 21).

Es verdad que en los primeros años de la historia del hombre, todavía no se habían dado los mandamientos de la ley de Dios y ni siquiera se había escrito ningún libro de la Biblia, pero la conciencia del hombre le decía lo que era bueno y lo que era malo, así Génesis 6: 8 dice que Noé halló gracia ante los ojos de Jehová, es decir Noé era un hombre recto y por eso agradó a Dios, pero su rectitud no estaba basada en cumplir algún mandamiento o precepto sino que se basaba en su conciencia la que lo guiaba a hacer siempre el bien y llevar una vida íntegra. Es entonces que Dios advierte a Noé acerca de un diluvio de aguas que destruiría a todo ser viviente sobre la tierra debido a la excesiva maldad de los hombres.

Si bien es cierto, cuando inicialmente el hombre pecó, se despertó su conciencia, pues comenzó a distinguir entre lo bueno y lo malo, pero cuando el hombre siguió pecando voluntariamente y persistió en el pecado, entonces su conciencia se entorpeció y se hizo insensible al Espíritu de Dios, esto es lo que se llama tener una conciencia cauterizada. Los hombres de la época de Noé ni siquiera se percataron de la gloria de Dios cuando Noé hacía ingresar dócilmente al arca las parejas de las distintas especies de animales salvajes y domésticos (Génesis 7: 14-16), por eso Dios destruyó a toda esa generación y sólo Noé y su familia se salvaron. Cuando Noé, su familia y los animales escogidos salieron del arca, luego de que las aguas se secaron sobre la tierra, Noé edificó un altar a Jehová y tomó de todo animal y ave sin defectos para ofrecerlos en holocausto, lo cual fue del agrado de Jehová (Génesis 8: 18-21).

El pacto de Dios con Israel

Los hijos de Noé y sus respectivas esposas tuvieron sus propios hijos cuya descendencia se multiplicaría sobre la superficie de la tierra, formando las diferentes naciones. Sin embargo, Dios había predestinado que su Hijo Jesucristo habría de venir al mundo por medio de la nación de Israel, para ello Dios llamó a Abraham que sería precisamente el padre de esta gran nación (Génesis 12: 1-2). Y efectivamente, Dios cumpliría su promesa, pues Abraham tendría a su hijo Isaac y a su vez, Isaac tendría a Jacob. Las Escrituras dicen: “pues no habían aún nacido, ni habían hecho aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme a la elección permaneciese, no por las obras sino por el que llama” (Romanos 9: 11), es decir fueron elegidos simplemente por voluntad de Dios. A su vez Jacob, a quien se le cambiaría de nombre por Israel, tendría doce hijos (Génesis 35: 22-26), estos doce hijos formarían doce familias las cuales darían varias generaciones para constituir lo que se conoce como las doce tribus de Israel (Génesis 49: 28), sería precisamente de una de esas tribus, es decir de la tribu de Judá, que vendría Jesucristo.

Cuando Israel, el pueblo elegido de Dios, ya era una nación numerosa, cayó bajo la esclavitud de Egipto, sin embargo Jehová se le apareció a Moisés quien cumplió fielmente lo que Dios le había ordenado y logró librar a su pueblo de la esclavitud de los egipcios con los prodigios y milagros del Todopoderoso. Cuando el pueblo de Israel caminaba por el desierto rumbo a la tierra que habría de tomar, Dios le dio las leyes por medio de Moisés para normar mejor la vida de los israelitas, con la ley de Dios se hizo manifiesto el carácter santo de Dios, pero por otra parte se evidenció la naturaleza pecaminosa del ser humano, así Romanos 3: 20 dice: “... porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado”. Por esta razón, Dios le ordenó a Moisés la construcción del tabernáculo (Exodo 25: 8-9) el cual era un santuario en el que los sacerdotes realizarían holocaustos y expiaciones por los pecados del pueblo. La sangre derramada en el sacrificio de corderos, becerros y machos cabríos representaba la remisión de pecados (Levítico 17: 1-6, 11), sin embargo lo que se sacrificaban eran animales inferiores, así la Palabra de Dios nos dice que “... la sangre de los toros y de los machos cabríos no puede quitar los pecados” (Hebreos 10: 4), es decir la sangre de estos animales cubría los pecados, pero no los quitaba, además quienes realizaban estos sacrificios eran hombres sujetos a debilidades.

Era imposible alcanzar la salvación, pues nadie podía cumplir con toda la ley santa de Dios debido a la naturaleza humana caída y por otra parte, la sangre de los animales sacrificados no podían borrar los pecados cometidos, ni mucho menos las buenas obras ni las penitencias podían hacerlo. En las Escrituras vemos cómo el pueblo de Israel se apartaba continuamente de los mandatos y preceptos del Señor por lo cual murió toda esa generación y sólo sus hijos pudieron entrar a la tierra prometida, luego de haber estado dando vueltas en el desierto durante mucho tiempo. El ser humano estaba condenado a pasar la eternidad apartado de la presencia de Dios, así el hades, también llamado seol era el lugar adonde iban los espíritus de los muertos y era un sitio de tormento ubicado en las profundidades de la tierra, sin embargo un gran abismo lo separaba del paraíso el cual era un lugar de consuelo y de espera en el que se encontraban aquellos que en vida habían agradado a Dios (S. Lucas 16: 22-26). El paraíso era el mismo huerto del Edén del cual fueron expulsados Adán y Eva al cometer el primer pecado, pero que según las Sagradas Escrituras, Dios hizo que descendiera a lo profundo de la tierra, abriéndose un espacio en medio del hades (Ezequiel 31: 14-16).

El pacto de Dios con la humanidad

El sacrificio por excelencia sería el de Cristo Jesús en la cruz del Calvario, Jesucristo representa el Cordero de Dios, su sangre divina ha sido más que suficiente para limpiar el pecado del pueblo de Israel y de toda la humanidad, además él siendo un hombre puro, limpio y sin mancha, se ofreció a sí mismo como garantía de un sacrificio perfecto hecho una sola vez y para siempre. La sangre de Cristo sí quita el pecado, la sangre de Cristo nos limpió del pecado y ese pecado fue llevado sobre el cuerpo de Cristo, tal como dice la Palabra de Dios en 1 Pedro 2: 24 “quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; ...”. Sin embargo, él se mantuvo limpio, así la Escritura dice que Cristo se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios mediante el Espíritu eterno (Hebreos 9: 14), es decir que Jesús siguió siendo completamente santo aún estando en la cruz.

Lo que nosotros no pudimos hacer, Cristo lo hizo, pues guardó perfectamente toda la ley y el castigo que nosotros merecíamos por nuestros pecados, Cristo lo sufrió en nuestro lugar en la cruz del Calvario. Cristo ya lo hizo todo, él ya ganó la salvación para nosotros, en ese sentido la salvación es un regalo de Dios, es decir la salvación es por gracia, pero también es por fe, así Romanos 5: 1 nos dice: “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo”.

El evangelio se predicó inicialmente a la nación de Israel y posteriormente, se predicó a los gentiles, es decir las demás naciones del mundo. El libro de Hechos nos relata cómo el apóstol Pablo, que fue tremendamente usado por Dios en palabra y en poder, realizó tres viajes misioneros en los cuales recorre Chipre, el Asia Menor, Macedonia y Grecia. Finalmente, realiza un viaje a Roma pasando por las islas de Creta, Malta y Sicilia.

En Efesios 3: 6 dice que los gentiles son coherederos y copartícipes de la promesa en Cristo Jesús por medio del evangelio, por lo tanto el nuevo pacto abarca no sólo al pueblo de Israel sino también a los gentiles, las Escrituras dicen:
“Este es el pacto que haré con ellos después de aquellos días, dice el Señor:
Pondré mis leyes en sus corazones, y en sus mentes las escribiré, ...y nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones” además añade: “Pues donde hay remisión de éstos, no hay más ofrenda por el pecado” (Hebreos 10: 16-18).

Uno de los grandes privilegios de los cristianos en todo el mundo es que cuando participamos de la Cena del Señor, hacemos memoria que gracias al sacrificio perfecto de Cristo, Dios nos ha perdonado de todos nuestros pecados, en las Escrituras vemos: “Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan; y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí.” (1Corintios 11: 23-24). “Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio; y bebieron de ella todos.” (S. Marcos 14: 23) y les dijo: “... esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados” (S. Mateo 26: 28).

Si el hombre no cumple con su parte en esta nueva alianza, entonces Dios lo condenará por no haber creído en Jesucristo (S. Juan 16: 8-9) y por tanto, no haber aceptado la obra de Cristo como propiciación por sus pecados. En cambio, si la persona se arrepiente y se convierte sinceramente a Dios, la sangre derramada por Cristo representará la remisión de todos sus pecados y la persona será verdaderamente libre para hacer la voluntad de Dios en este mundo, obteniendo así la vida eterna ¡GLORIA A DIOS!

Jesucristo: la revelación de Dios

La Palabra de Dios nos menciona que Jesús, luego de morir crucificado, descendió a las partes más bajas de la tierra (Efesios 4: 9), es decir el hades y que les predicó a los espíritus encarcelados (1 Pedro 3: 19), luego llegó hasta el paraíso donde se encontraban los grandes patriarcas y profetas del Antiguo Testamento y todos aquellos que en vida habían agradado a Dios quienes aceptaron a Cristo como su salvador, seguidamente Cristo trasladó el paraíso, con los que estaban en él, hasta el reino de los cielos (2 Corintios 12: 2-4) tal como dice la Palabra en Efesios 4: 8 “Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad” y así alcanzaron la felicidad eterna en la gloria de Dios.

Las Escrituras nos dicen que Moisés escribió en un libro las leyes dadas por Dios (Deuteronomio 31: 24-25) denominado el libro de la ley, fue Moisés precisamente, quien escribió los primeros cinco libros de la Biblia y que sientan las bases de toda la revelación bíblica posterior que Dios fue dando a través de los profetas de Israel y luego a través de los apóstoles de Jesucristo, así Dios fue realizando su plan de salvación e inspirando un registro escrito del mismo a fin de que las generaciones posteriores pudiesen ser sabias para salvación (2 Timoteo 3: 14-17)

Jesucristo tuvo como propósito revelar plenamente a Dios Padre y lo consiguió, pues tenía el mismo Espíritu del Padre que viene a ser el Espíritu Santo, Jesucristo hablaba las palabras del Padre y hacía su obra (S. Juan 14: 10), Jesús hacía lo que el Padre le había enseñado, cumplía su voluntad y eso era del agrado de Dios, Jesús también hablaba lo que había visto en presencia del Padre y la verdad que había oído de parte de Dios (S. Juan 8: 38, 40), además el Padre no sólo había enviado a Jesús sino que estaba con él (S. Juan 8: 28-29).

Jesús glorificaba totalmente al Padre, así cuando envió a los setentidos dándoles autoridad sobre todo poder del enemigo, estos regresaron contentos por lo cual Jesús lleno de gozo por el Espíritu Santo, glorificó al Padre diciendo:
“Yo te alabo, oh Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y entendidos, y las has revelado a los ‘que son como niños’ (4) . Sí, Padre, porque así te agradó.
Todas las cosas me fueron entregadas por mi Padre; y nadie conoce quién es el Hijo sino el Padre; ni quién es el Padre, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar” (S. Lucas 10: 21-22).

Jesucristo predicó abiertamente una doctrina basada en la reconciliación y el amor a los enemigos, la compasión y la caridad con los necesitados, la pureza del cuerpo y del alma, la humildad y la mansedumbre y principalmente, un corazón entregado a Dios; todo esto iba en contra de la maldad y la concupiscencia de los judíos y la falsa religiosidad de los escribas y fariseos. Había bastante incredulidad de parte de la mayoría de los judíos a pesar de la gran cantidad de milagros extraordinarios que Cristo hacía y que evidenciaban que él venía de Dios.

Se cumplía lo que dice Juan 3: 19-21 “Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas.
Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas.
‘Pero los que prefieren la verdad sí se acercan a la luz’, para que ‘se vea claramente que han hecho sus obras en obediencia a Dios’ (2) ”.

La salvación obedece a un plan y a un propósito divinos, es Dios quien pone las condiciones necesarias para que una persona se salve, Dios ya sabe quienes son las personas que se van a decidir por Cristo, así en Romanos 8: 29 dice: “Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conforme a la imagen de su Hijo, ...” y en Efesios 1: 4 dice: “Según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él”

(2)Las palabras que están en las comillas simples iniciales son de la Biblia en Lenguaje Sencillo - 2,000 y las palabras que están en las comillas simples finales son de la Santa Biblia, Nueva Versión Internacional - 1,999 excepto la palabra ‘han’

La vida espiritual

Hay un tiempo oportuno, en que el inconverso se encuentra con un corazón dispuesto para recibir el mensaje de salvación, es en este tiempo que escucha la Palabra de Dios y el Espíritu Santo hace su obra sobrenatural, pues Jesús mismo dijo: “las palabras que yo os he hablado ‘vienen del Espíritu que da … vida’ (3) ” (S. Juan 6: 63), por tanto el fruto del Espíritu Santo va brotando dentro de la persona como la fe, el amor, el gozo y la paz, en fin las emociones de la persona van siendo influenciadas por Dios hasta que finalmente la Palabra de Dios llega a lo más profundo de su ser y se da la iluminación espiritual, es decir el Espíritu Santo le da vida al espíritu humano asegurándole su entrada al reino de los cielos.

El Espíritu Santo hace que la persona glorifique a Cristo y lo confiese como su Señor y salvador ya que la Biblia dice: “Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo” (Romanos 10: 9). Sólo Dios tiene el poder para abrir completamente el corazón de una persona y darle vida a su espíritu humano ya que nuestro espíritu es una creación directa de Dios.

Jesucristo vino a restaurar la comunión entre Dios y la humanidad, por eso que cuando uno se convierte al Señor, se establece una hermosa comunión con Dios. La Biblia nos dice que Jesucristo, luego de haber resucitado se aparece a sus discípulos y sopla en ellos diciendo: “Recibid el Espíritu Santo”, a partir de ese momento los discípulos comienzan a ser templos del Espíritu de Dios. Anteriormente, nadie había tenido este privilegio de tener la presencia del Espíritu Santo en su interior, excepto Jesús, así en el Antiguo Testamento vemos que el Espíritu de Dios estaba sobre reyes, profetas y sacerdotes elegidos por Dios para llevar a cabo sus propósito divinos, pero no estaba dentro de ellos, es decir que no eran templos del Espíritu Santo sino que la presencia o la unción de Dios permanecía encima de ellos.

Un cristiano disfruta de esta gran bendición de tener al mismo Espíritu de Dios dentro él (1 Corintios 6: 19-20) y también alrededor de él, por lo cual siempre desea las cosas maravillosas de Dios y se aparta del pecado. El Espíritu Santo se encarga de guiarnos a toda verdad (S. Juan 16: 13) y de revelarnos la gloria de Dios. Un cristiano recién convertido desea leer la Palabra de Dios, congregarse en la iglesia, caminar en integridad, es como si su espíritu humano se hubiese despertado del adormecimiento del pecado a la realidad gloriosa del reino de Dios por lo cual puede comprender las cosas maravillosas del Dios todopoderoso. Sin embargo, el alma debe ser renovada mediante el proceso de santificación ya que en el pasado estuvo acostumbrada a vivir independientemente de Dios, pero ahora debe vivir en obediencia a su Creador. Es realmente maravilloso cuando el proceso de santificación se convierte en un estilo de vida, pues así nuestro corazón se alinea al corazón de Dios. En este proceso de santificación es importante abrir nuestros cinco sentidos a la acción del Espíritu Santo, así nuestros ojos tienen que mirar las Sagradas Escrituras, los buenos textos de autores cristianos y los programas de televisión cristiana; nuestros oídos tienen que escuchar las canciones de alabanza y adoración y las buenas conversaciones; nuestra nariz tiene que oler el perfume del Espíritu Santo en las oraciones y el aroma de santidad de la iglesia; nuestra lengua tiene que hablar palabras de bendición y saborear el pan y vino de la santa Cena; finalmente, nuestras manos tienen que hacer las buenas obras de amor y ayuda al prójimo. Todo esto va a aumentar nuestra fe que viene a ser el sexto sentido y que es tan importante para nosotros ya que “sin fe es imposible agradar a Dios” (Hebreos 11: 6). A su vez, crecer en fe nos va a ayudar a desarrollar el séptimo sentido, es decir el sentido del amor ¡VIVA CRISTO!

(3) Las palabras en comillas simples son de la Biblia en Lenguaje Sencillo - 2,000

La derrota del diablo y sus huestes de maldad

La Palabra de Dios nos revela que cuando Jesucristo estaba crucificado, el sol dejó de dar su luz por lo que la tierra se oscureció durante tres horas (S. Mateo 27: 45), esto nos muestra la lucha que tuvo Jesucristo contra las fuerzas de las tinieblas, por un momento pareció como si él hubiese sido vencido, pero luego de su resurrección vemos la cruz como victoria, Jesucristo había pagado el precio por nuestra liberación y había vencido a la muerte.

La Palabra de Dios nos enseña que Cristo anuló la deuda de pecados que nos era adversa, la quitó de en medio y la clavó en la cruz (Colosenses 2: 14), es decir Cristo le arrebató a las huestes espirituales de maldad los derechos legales que tenían sobre nuestras vidas y les quitó su poder, por eso la Palabra de Dios también nos enseña que Jesucristo derrotó a los principados y a las potestades y los exhibió públicamente triunfando sobre ellos en la cruz (Colosenses 2: 15).

Pero esta victoria de Cristo se manifestará plenamente al final de los tiempos, por eso vemos que todavía hay maldad en el mundo, la tendencia del conflicto entre Dios y Satanás por nuestras vidas se ha revertido, nuestra redención está asegurada, pero se concretará en el futuro, esto es algo irreversible y pronto a suceder. La Biblia dice que Jesucristo vendrá por segunda vez en toda su gloria junto con todo su ejército celestial para juzgar a las naciones (Apocalipsis 19: 11-16) y establecer su reino de paz y de justicia en toda la tierra, mientras que un lago de fuego servirá de prisión eterna para el diablo, sus ángeles caídos y todos los que hicieron maldad (S. Mateo 25: 41).

Entre tanto, debemos de vivir en comunión con Dios para tener una victoria continua sobre el pecado y la maldad. Sabemos que las personas que no se han convertido a Dios, pueden tener sólo una influencia ligera del maligno, en otros casos pueden tener una influencia medianamente fuerte del maligno y en otros casos pueden estar completamente gobernadas por el enemigo quien tiene la habilidad para engañar a las personas, entenebrecer sus pensamientos y someterlas a esclavitud, para ello se vale de sus huestes espirituales de maldad que trabajan para él.

En un principio hablamos de las opresiones espirituales y mencionamos a las estructuras mentales y las ataduras espirituales las cuales se dan incluso en personas cristianas, en cambio las posesiones demoniacas sea se dan exclusivamente en personas que no conocen a Dios. El primer paso para que una persona que tiene posesión demoniaca pueda ser libre, es que renuncie a toda obra de las tinieblas y que se convierta a Dios de todo corazón, tiene que haber un arrepentimiento genuino y un deseo profundo de cambiar, es necesario que escuche el mensaje de salvación y que reciba a Cristo como su salvador personal. Después de eso, se tiene que orar por liberación, esta oración la hacen siervos de Dios consagrados que están bien firmes en la Palabra de Dios y que tienen la unción o el poder del Espíritu Santo, además la persona tiene que romper los objetos, amuletos o literatura que habían estado relacionados con sus prácticas diabólicas.

Quebrando estructuras mentales y ataduras espirituales

En el caso de cristianos que tienen estructuras mentales o ataduras espirituales, es por medio de la lectura continua de la Palabra de Dios y una constante oración que pueden ser libres. En nuestras iglesias cristianas vemos que hay también la imposición de manos y la consejería pastoral por las cuales Dios obra maravillas.

La Biblia nos dice que Dios nos libera de la esclavitud del pecado y nos hace siervos suyos o en otras palabras, Dios nos libera del dominio de Satanás y de sus huestes de maldad para hacernos servidores del reino de los cielos. Este servicio a Dios se puede dar de muy diversas maneras ya sea dentro de la propia iglesia o en el mundo secular. Un ejemplo de la obra de Dios, sería mi propio testimonio personal:

“En el año de 1,998 cuando recién me convertí, me discipulaba un hermano crecido en la fe que había recibido los dones del Espíritu Santo, este hermano me enseñaba todo lo que había aprendido en su vida cristiana y yo, por mi parte, le contaba algunas experiencias negativas de mi pasado por lo cual él oraba por mí para que Dios sanara esas áreas de mi vida, cumplíamos lo que dice la Palabra de Dios en Santiago 5: 16 ‘Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho’.

Un día estando en mi casa, el Espíritu Santo me motivó a reabrir mi diario de vida cristiana, después de muchos años y escribir lo que había vivido y aprendido en el grupo de oración al cual asistí el día anterior, yo simplemente traía a la memoria lo más importante de lo que se había predicado dejando que el Espíritu Santo tomara mis pensamientos y mis manos y lo escribía en el cuaderno. Al escribir, mi fe también obraba, pues el Espíritu Santo tomaba mi voluntad y como yo escribía, también testimonios contados y partes de la prédica que habían causado gozo entre los hermanos, me llenaba de júbilo al revivir esos momentos agradables por lo cual el Espíritu Santo tomaba el control de mis emociones. Aquí vemos como el Espíritu Santo influenciaba toda mi alma, tanto mis pensamientos como mi voluntad y mis emociones, es decir comenzé a creer no sólo con la mente sino también con el corazón.

Ese día en la tarde, asistí a la reunión de oración del grupo de jóvenes y al día siguiente, en la mañana asistí al culto del día domingo, al llegar a casa, tomé nuevamente mi diario de vida cristiana y comenzé a escribir lo que había vivido y aprendido en la reunión de jóvenes y en el culto de ese día, yo me tomaba mi tiempo, pues quería redactar bien mi diario y disfrutaba lo que hacía por lo cual lo continué al día siguiente. El día martes, asistí a una charla en la iglesia, al final de la misma, el pastor nos invitó a mi discipulador y a mí, a su casa para celebrar el cumpleaños de uno de los jóvenes; allí compartimos momentos agradables. Cuando los jóvenes se fueron, nos quedamos el hermano que me discipulaba y yo, estuvimos conversando con la hermana del pastor un buen rato hasta que el hermano oró por nosotros.

Cuando el hermano comenzó a orar por mí, yo estaba tenso, me sentía un poco nervioso, trataba de soltarme, pero no podía, entonces en ese momento hubo un cambio, envés de centrarme en mí, decidí poner mi mirada en los demás y el Espíritu Santo produjo una impresión en mi espíritu en la que yo estaba abrazando y besando a otras personas, a paralíticos, a niños pobres, a ancianos, a personas con las que había tenido problemas, besaba y abrazaba a ambulantes, a mendigos de las calles, a paisanos de la costa, sierra y selva del Perú, así estuve durante un buen rato, de pronto sentí que mis piernas ya no estaban tensas, estaban bien relajadas y mis brazos, también estaban muy relajados, sentía un calor intenso en mi corazón y me decía a mí mismo: ‘Yo amo a mis hermanos, amo a todas las personas, yo tengo las manos de Jesús, pienso como Jesús, veo como Jesús, hablo como Jesús, tengo el corazón de Jesús’ en eso sentí como una luminosidad bajaba de arriba y entraba en mí, sentía cómo el Espíritu Santo se manifestaba a mi vida y por supuesto, sentía amor por los hermanos que estaban allí y los abrazaba espiritualmente.

Al terminar, me costó un poco mover mis brazos porque estaban adormecidos, lo mismo mi tórax. Los tres nos sentamos y el hermano que oró por mí me dijo: ‘Olvídate del pasado, no pienses más en ello, ya el Señor te perdonó, así yo lo sentí claramente, sentí que el Señor se derramaba en ti, que entraba en ti’. Sus palabras concordaban, asombrosamente con mi experiencia que tuve durante la oración, pues sentí como el Espíritu Santo descendía y entraba lentamente en mí, tomando áreas de mi alma. ¡Maravilloso!

En los días siguientes, escribía con más deleite, pues registraba cómo era tocado por el Espíritu Santo, a partir de esa experiencia las manifestaciones del Espíritu Santo se hicieron continuas en mi vida, pasaba oras y oras escribiendo, de vez en cuando tomaba la Biblia para meditar en los pasajes que se habían leído en los cultos para luego, escribir un resumen en mi diario. Es así que se iba desarrollando en mí, el fruto del Espíritu, es decir el amor, el gozo, la paz, ... a veces dejaba de escribir un rato y me ponía a escuchar música cristiana, pues el hermano que me discipulaba me prestaba cassettes. Con todo esto, mi fe iba creciendo y el Espíritu Santo iba quebrando opresiones en mi vida, directamente y cuando el hermano oraba por mí. Fue así como pude crecer rápidamente en los caminos del Señor con lo cual recibí el poder de Dios en mi vida y Dios me comenzó a usar en sanidades y milagros.”

Los dones del Espíritu Santo

Cuando un cristiano recibe el bautismo con el Espíritu Santo se comienzan a manifestar los dones espirituales, las Escrituras nos dicen: “Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo ... a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho.
Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu; a otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu.
A otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversos géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas.
Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere” (1 Corintios 12: 4, 7-11). Estos nueve dones espirituales pueden dividirse en tres grupos: los dones de revelación, los dones de emisión y los dones de poder.

Antes de describir cada uno de estos dones, es necesario saber que la palabra bautismo significa inmersión o sumergimiento, así en la Biblia existen dos tipos de bautismo, uno es el bautismo en agua o bautismo de arrepentimiento en que el recién convertido se sumerge en las aguas como un acto público de su fe cristiana, el otro es el bautismo en el Espíritu Santo y fuego (S. Mateo 3: 11-12) llamado también bautismo de poder en que el cristiano se sumerge en el fuego santo de Dios, el cual representa precisamente el poder de Dios. Se sabe que los dos atributos principales de Jehová Dios son su poder y su santidad, el poder de Dios está relacionado con su fuerza creativa y sustentadora de todo el universo, en cambio la santidad de Dios está íntimamente ligada a su carácter, así las Escrituras nos revelan a un Dios lleno de amor, bondad y misericordia, la propia existencia de Dios está arraigada en el gozo de una eterna relación entre el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, una perfecta relación de paz y felicidad en la triunidad de Dios.

Dios nos hace partícipes primeramente de su santidad cuando recibimos al Espíritu Santo al convertimos al Señor, esta santidad se expresa mediante el fruto del Espíritu Santo: amor, gozo, paz, fe, paciencia, bondad, benignidad, mansedumbre y templanza (Gálatas 5: 22-23), Dios también nos ayuda a crecer en el fruto del Espíritu Santo en nuestro caminar cristiano, pero cuando la santidad ya se ha hecho un hábito en nosotros, es entonces que estamos capacitados para ser partícipes del poder de Dios al recibir la unción del Espíritu Santo.

Los dones de revelación

Los dones de revelación son aquellos que revelan algo.
-La palabra de ciencia (o de conocimiento) es una revelación por el Espíritu Santo de ciertos hechos específicos pasados o presentes y que no pudieron ser conocidos directamente ni de ninguna otra manera. El Espíritu Santo puede revelar enfermedades de una persona, problemas íntimos, estados de ánimo, etc. por medio de visiones, sueños o hablando interiormente al corazón y a hasta audiblemente, con el propósito de que la persona pueda ser restaurada y sanada. Un ejemplo de la manifestación del don de la palabra de ciencia se encuentra en Hechos capítulo 10, en que el Espíritu Santo le revela a Pedro, mientras se encontraba en la azotea de una casa donde se alojaba, que tres hombres lo estaban buscando y que habían sido enviados por mandato de Dios (Hechos 10: 19-20).

-La palabra de sabiduría es una revelación sobrenatural por el Espíritu Santo del futuro, acerca de cosas que Dios va hacer o acciones que debemos de tomar conforme a los propósitos divinos. este don también puede manifestarse por medio de visiones, sueños y una voz interior o audible. Un ejemplo de este don lo encontramos en el libro de los Hechos en que el Espíritu Santo revela que Bernabé y Saulo debían ser apartados para la obra a que Dios los había llamado por lo cual los profetas y maestros de la iglesia, habiendo ayunado y orado, les impusieron las manos y los despidieron (Hechos 13: 1-3), luego Bernabé y Saulo, llamado también Pablo, se embarcan en su primer viaje misionero.
El Espíritu Santo puede dar instrucciones con respecto a la vida de una persona tales como viajes, matrimonio, decisiones, etc. o acciones que debe de seguir la iglesia, pero siempre Dios lo confirma por otros medios y especialmente con la santa Biblia. Muchas veces los dones de la palabra de ciencia y la palabra de sabiduría operan juntos, sin embargo la manifestación de los dones no depende de la persona que los posee sino de la soberanía de Dios.

-El discernimiento de espíritus es el don que permite percibir el obrar en el mundo espiritual e identificar la presencia de demonios, ángeles y del propio Espíritu Santo. Un ejemplo de este don lo encontramos en Lucas 11: 14 en que Jesús reconoció que la mudez de un hombre no se debía a un transtorno físico sino que la causa era que un espíritu inmundo lo había dejado así.

Los dones de emisión

Los dones de emisión son aquellos que dicen algo.
-Los diversos géneros de lenguas son aquellas inspiradas sobrenaturalmente por el Espíritu Santo, en lenguaje desconocido para el que las habla, es decir no entendido por su mente ni necesariamente entendido por las personas que se encuentran presentes. Existe una gran variedad de lenguas y un creyente puede recibir más de una. Un ejemplo de este don lo encontramos también en Hechos capítulo 10, en que Pedro se fue con los hombres que habían ido a buscarlo, a la casa de un centurión llamado Cornelio quien había reunido a sus parientes y amigos más íntimos, cuando Pedro les predicó el evangelio, el Espíritu Santo descendió sobre todos los que escuchaban el mensaje, sin embargo los judíos que habían venido con Pedro se quedaron asombrados de que también el don del Espíritu Santo hubiese venido sobre los extranjeros, pues los oían hablar en lenguas que no conocían y exaltaban a Dios (Hechos 10: 44-46).

-La interpretación de lenguas es la declaración inspirada sobrenaturalmente por el Espíritu Santo, dando el significado de lo que se dijo cuando se manifestó el don de lenguas. El que tiene el don de interpretación de lenguas puede interpretar cualquier lengua, siempre que el Espíritu Santo le dé dicha interpretación. En el ejercicio de los dones de emisión, existe la posibilidad de error por la interferencia de la mente humana, por esta razón se debe mantener una alta sensibilidad al Espíritu de Dios mediante una continua santificación. La Biblia nos dice que si alguien tiene el don de hablar en lengua desconocida, que pida en oración para que Dios le otorgue también el don de interpretarla, porque si uno ora en lenguas, su espíritu ora, pero su entendimiento se queda sin comprender lo que dice (1 Corintios 14: 13-14). Por eso, la Biblia también menciona que cuando la iglesia se congregue, que cada cual haga uso del don que ha recibido; si alguno habla en lengua desconocida, que no sean más de dos o tres personas y que cada uno espere su turno para hablar, además alguien debe interpretar lo que se está diciendo, pero si entre los presentes no hay quien interprete, entonces nadie debe hablar en lenguas públicamente, a menos que lo haga para Dios y para su propia edificación (1 Corintios 14: 26-28).

-El don de profecía es una declaración inspirada por el Espíritu Santo a un creyente con el propósito de edificar, exhortar y consolar a una persona o a la iglesia. Edificar quiere decir ayudar a crecer espiritualmente, exhortar es hacer un llamado a acercarse a Dios o a vivir en santidad y consolar es dar ánimo, aliento o alivio. La verdadera profecía viene del corazón de Dios y no de la mente de la persona, además siempre está en armonía con la santa Biblia ya que Dios no puede contradecir a su Palabra. Un ejemplo lo encontramos en el libro de los Hechos capítulo 15, en que los judíos habían estado enseñando a los extranjeros en la ciudad de Antioquia a que se circuncidaran conforme a la ley de Moisés, por lo cual los apóstoles y los líderes acordaron, con toda la iglesia, escoger a algunos de ellos y enviarlos a Antioquia con el siguiente mensaje: “... Nos pareció bien al Espíritu Santo y a nosotros no imponerles a ustedes ninguna carga aparte de los siguiente requisitos:
Abstenerse de lo sacrificado a los ídolos, de sangre, de la carne de animales ‘ahogados’ y de la inmoralidad sexual. Bien harán ustedes si evitan estas cosas” (Hechos 15: 28-29) (4).
La Biblia nos dice que cuando los creyentes recibieron la carta, la leyeron y se alegraron por la consolación.

(4) Versículos de la Santa Biblia, Nueva Versión Internacional - 1,999 excepto la palabra entre comillas simples que es de la Biblia Castillian.

Los dones de poder

Los dones de poder son aquellos que hacen algo.
-El don de sanidades es el poder para sanar las enfermedades o dolencias sin el uso de medios naturales. El Espíritu Santo es soberano y en la práctica, este don se manifiesta a veces de maneras diferentes a las mencionadas en las Escrituras. Un ejemplo de la manifestación de este don lo encontramos en Hechos capítulo 3, en que Pedro le dice a un cojo que estaba sentado pidiendo limosna: “No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy; en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda” (Hechos 3: 6) y tomándolo por la mano derecha, lo levantó. La Palabra nos dice que instantáneamente se le fortalecieron los pies y tobillos y de un salto se puso de pie y comenzó a caminar, de ese modo entró en el templo saltando y alabando a Dios.

-El don de milagros es el don por medio del cual fluye el poder de Dios a través de una persona, manifestándose la omnipotencia divina o su intervención sobrenatural en el curso ordinario de la naturaleza, puede darse una suspensión temporal o definitiva del orden acostumbrado en la naturaleza. El evangelio nos da un ejemplo del don de milagros cuando Jesucristo convierte el agua en vino mientras se celebraba un banquete (S. Juan 2: 7-11).

-El don de fe es una dotación sobrenatural para recibir un milagro de Dios. Un ejemplo de fe para protección personal lo encontramos en Hechos 28: 3-6 en que el apóstol Pablo es mordido por una víbora de veneno mortal, sin embargo él no sufrió ningún daño (Hechos 28: 3-6)

En el Antiguo Testamento también encontramos la manifestación de los dones de poder y de algunos de los dones de revelación y de emisión en los líderes carismáticos del pueblo de Israel, sin embargo ellos eran investidos mas no llenos con el poder de Dios, por eso en el tema “La vida espiritual” vimos que la unción del Espíritu de Dios podía estar sobre reyes, profetas y sacerdotes elegidos por Dios, pero no estaba dentro de ellos. Podemos decir que el poder de Dios que se manifestó en el Antiguo Testamento fue sólo un anticipo de lo que experimentaría en el Nuevo Testamento.

Testimonio actual

Un ejemplo actual de la manifestación de los dones del Espíritu Santo lo escuché en el ayuno de una iglesia, se mencionó el caso de una hermana que sufría de una artritis deformante y que había ido varias veces donde un pastor para que orara por ella, sin embargo la hermana cada vez se ponía peor. El pastor había orado de diferentes formas, así había orado por sanidad, había reprendido espíritus inmundos, había orado junto con otros hermanos de la iglesia, había ayunado y buscado a Dios intensamente, pero nada de esto parecía funcionar. Hasta que un día el pastor cambió su oración y dijo: “... Señor, he orado todo lo que he podido pero la hermana sigue enferma, por favor Señor indícame la forma en que tú quieres que ore por ella ...”, entonces el Espíritu Santo le mostró que la hermana tenía que perdonar a diferentes personas, pero sobre todo tenía que perdonar a Dios, pues guardaba resentimiento en su corazón.

El pastor fue donde la hermana y le dijo lo que Dios le había revelado, así que oró por ella para que recibiera sanidad interior y la hermana sintió el poder de Dios y fue sanada del alma. Posteriormente el pastor siguió orando por ella y Dios la sanó también de la artritis que tenía. En esta extraordinaria sanidad vemos en operación dos dones del Espíritu Santo a saber, la palabra de ciencia y el don de sanidades.

También escuché el testimonio contado por un ministro de otra iglesia, dijo que después de haber predicado en un culto, llamó al frente a los que querían ser ministrados y luego comenzó a orar por cada uno de ellos, pero cuando se acercó donde una hermana que había pasado adelante, el Espíritu Santo le reveló claramente que no le impusiera las manos ni que orara por ella, pues la mujer tenía intenciones de abortar al niño que llevaba en su vientre. El ministro obedeció a la voz de Dios y se salteó a la persona de al lado para seguir orando. Al final del servicio, el ministro se acercó donde la mujer y la llamó a un lado para hablar seriamente con ella diciéndole: “Tú quieres abortar al niño que llevas en tu vientre, por eso yo no oré por ti, pues el Espíritu Santo me dijo que no lo hiciera”, la mujer con un gran dolor en su corazón, reconoció que tenía esas intenciones y se arrepintió verdaderamente de ello. En el transcurso de los días el Señor fue teniendo un trato especial con ella y la fue restaurando (¡GLORIA A ADIOS!). Aquí vemos un extraordinario caso de la manifestación del don de la palabra de ciencia y de la misericordia de Dios, pues él tiene cuidado de cada uno de sus hijos y desea que todos sean restaurados con amor.

Las visiones espirituales

Una visión o aparición es una experiencia dada por Dios referida a una sensibilidad especial para percibir y ver el mundo espiritual, la visión fue uno de los diversos medios de revelación que Dios usó para revelarse a la humanidad mientras se iba gestando la historia de la salvación, así Dios se le apareció a Abraham y le dio a conocer sus planes (Hechos 7: 2-3).

En la Biblia encontramos que las visiones podían llegar estando la persona despierta o dormida, en el primer caso la persona caía en éxtasis y en el segundo caso, la persona tenía un sueño o visión nocturna; pero siempre es el Espíritu de Dios el que produce las visiones e inspira las profecías. Los receptores de las visiones revelatorias eran generalmente los profetas de Israel, aunque en la Biblia encontramos que Dios se le apareció dos veces al rey Salomón y le advirtió de sus malos caminos (1 Reyes 11: 1-10).

Sin embargo, cuando el poder del Espíritu Santo se derramó entre los apóstoles y seguidores de Jesucristo en el día de Pentecostés y luego entre los gentiles, se vino a cumplir lo anunciado por el profeta Joel: “Y en los postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu sobre toda ‘la humanidad’ y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; vuestros jóvenes verán visiones, y vuestros ancianos sonarán sueños; y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días derramaré de mi Espíritu, y profetizarán” (Hechos 2: 17-18). Estas maravillosas experiencias del Espíritu Santo están al alcance de cualquier persona que se haya convertido a Dios de todo corazón, confesando a Jesucristo como su Señor y salvador.

Es necesario resaltar que el diablo, así como sus demonios y ángeles caídos, también pueden dar dones sobrenaturales a las personas que no conocen a Dios, pues el diablo es simplemente un imitador de los dones del Espíritu Santo, por eso que los brujos, curanderos, mentalistas, etc. también pueden hacer señales milagrosas y tener visiones y hasta tener una falsa paz y gozo interior, sin embargo el diablo es también un engañador, pues la Biblia nos dice que él es el padre de toda maldad (Hechos 13: 10) y que ha venido para robar, matar y destruir (S. Juan 10: 10), por eso que primero engaña a las personas dándoles poder, riquezas y salud, pero luego les da esclavitud, pobreza, enfermedad y muerte. El diablo y sus huestes espirituales de maldad también dan poder a las personas con habilidades psíquicas y a las que ejercen un control sobrenatural sobre su cuerpo o sobre la materia, las técnicas paganas como dejar la mente en blanco o usar la imaginación durante los estados alterados de conciencia abren puertas en el alma para la entrada de espíritus inmundos. La Biblia nos dice que éstas son inspiraciones engañosas y doctrinas diabólicas (1 Timoteo 4: 1-10) que deben ser rechazadas por todos aquellos que han conocido la verdad y la buena doctrina de Jesucristo.

La comunión con Dios

Los cristianos sabemos que cuando nos santificamos, obtenemos un conocimiento dinámico de Dios a través de la lectura de la Biblia, la oración personal y comunitaria y el obrar en amor, esto es lo que se llama tener una buena comunión con Dios, así dejamos que el Espíritu Santo tome el control de todas las áreas de nuestra vida. Nuestra función como cristianos es adorar a Dios, todo lo demás como visiones, sueños y revelaciones viene como consecuencia de dicha adoración ya que es el propio Espíritu Santo el que produce esas impresiones en nuestro espíritu para que nuestra mente tenga acceso a ellas. Es maravilloso sentir cómo el Espíritu Santo va tomando el control de nuestros pensamientos, acciones y sentimientos cuando profundizamos en nuestra comunión con Dios.

El libro de los Salmos nos motiva a meditar en la Palabra de Dios en el transcurso del día y de la noche porque así seremos prosperados en todo lo que hagamos (Salmos 1: 1-3). Meditar en la Palabra de Dios quiere decir leer la Biblia, prestando atención a lo que dice para poder entenderla. Una gran ayuda para crecer en el conocimiento de las Sagradas Escrituras es llevar cursos bíblicos, en los que se aprende en forma interactiva junto con otros alumnos y bajo la dirección de un maestro, siguiendo un determinado programa de estudio. De esta forma nuestras oraciones serán mucho más fluidas ya que debemos orar de acuerdo a la Palabra de Dios. En los evangelios encontramos que Jesucristo enseñó a sus discípulos la oración del “Padre nuestro” como una plegaria modelo para sus oraciones (S. Mateo 6: 9-13). Esta plegaria nos enseña que debemos de invocar el nombre de Dios, debemos pedirle por las necesidades que tienen las personas de glorificar a Dios, de aceptarlo en sus vidas y de hacer su voluntad, también nos enseña que debemos de pedir al P

Enviado por: ROBERTO DIAZ el Martes 17 de Mayo de 2005 a las 17:05
Comentar este artículo









¿Recordar estos datos?




Por favor repite la siguiente combinación de números en el cuadro inferior para comprobar que hay un "ser humano" rellenando el formulario.