Portada  Libro de visitas Imágenes Rastro Foros de debate Páginas amarillas Glosarios  
   A web na que todos colaboramos V. 4.1

Camposancos, Radiografía de su historia

Martes 14 de Octubre de 2003

HistoriaLos condicionamientos geográficos e históricos, hacen de Camposancos un núcleo de población, social y psicológicamente, cerrado sobre sí mismo, hasta adquirir una idiosincrasia de peculiaridades diferenciales, que suscita una desconcertante curiosidad en el ámbito comarcano. Es indudable que otros factores, no desconocidos, contribuyen también a configurar su modo característico; pero ésta sería otra historia.

Casa del puebloConfinado por el mar y el río Miño, Camposancos se repliega sobre si mismo recostado en el Monte de Santa Tecla que si no lo aisla, sí lo separa de La Guardia y lo orienta, al borde del Atlántico inmenso que distorsiona las dimensiones humanas de sus sueños, hacia la visión de la ajena tierra portuguesa por encima del Miño, anchuroso al morir. Estos elementos naturales lo enmarcan en un cuadro de belleza excepcional, pero, al propio tiempo, lo constriñen en un rincón geográfico que origina su denominación: campos ancos, campos en recodo, del galaico-portugués anco-a, derivado, a su vez del latín ancus = codo, aludiendo a su situación topográfica.

El barrio de Sáa es el lugar de Camposancos de más antigua evocación por su estación paleolítica descubierta en los primeros años veinte por los jesuitas portugueses Padres (Cruz Lousier y Eugenio Jalhay, y estudiada por el eminente arqueólogo, también lusitano, Dr. Joaquín Fontes; hallazgo que parece acusar la presencia del nombre allí en época más antigua que la que corresponde a la Citania del Monte de Santa Tecla, aunque más tarde no fuese Sáa más que una parte del conjunto de población, más o menos discontinua, que teniendo su centro en la cumbre de Santa Tecla alcanzaba hasta el Castro de Cividanes. El barrio de Sáa no debió dejar de ser, desde aquella remota época, punto habitado, pues su mismo nombre, que deriva de sala = casal, evidencia esta condición.
No alcanza tanta antigüedad la primitiva población de la "villa quam vocitant Campos ancos sub mons Teurega in foce Minei", cuyas rústicas y arcaicas construcciones se conservan recoletas en el paraje de Porta do Rey entre caminos umbrosos de laureles y robles, que guardan al aliento y el misterio de otras vidas que allí dejaron las huellas de su existencia.
El barrio de Sáa y el primitivo poblado de Camposancos aludido, entretejen la formación del pueblo actual. El Pasaje es de fundación moderna; brota al socaire de la actividad mercantil e industrial allí establecida desde 1830, primero por la familia Español y más tarde por la familia Candeira, si bien la "Barca do Corposanto" - nombre que se le dio desde la muerte de San Telmo, por destinarse las rentas que de ella percibía el Cabildo de Tuy, al Culto del Patrono de la Diócesis-, remonta su carácter de privilegio real al año 1125, que fue confirmado en el 1142. En 1876 se funda allí el conocido Colegio de los Padres Jesuitas, que ocuparon sus hermanos de religión portugueses desde 1916 a I932 en que fueron expulsados, hasta que en 1936 volvió a ser ocupado parcialmente por los religiosos españoles.
Ante los ojos recelosos y asombrados de la refrida primitiva población de Camposancos, se fue desenvolviendo, con parsimonia de siglos, sobre el telón de fondo del Atlántico y las aguas propicias del estuario del Miño, (el Ostium Minei de los romanos, el Sel-pupalli de los árabes), citado por Plinio el Mayor, Ptolomeo, Estrabón y Al Xerif Isidri, el desfile de la historia mediterránea que se desvanecía, como la última ola, en las playas de este apartado rincón del mundo, desdibujando el recuerdo del Promontorio Opro-vio, del Monte Medulio y de la Abóbriga de los historiadores y geógrafos antiguos.

Vista del pueblo hoy en díaHabrán contemplado la llegada de las legiones romanas que desbordaban la heroica resistencia lusitana, al mando del Décimo Junio Bruto, de Julio César...; la romanización que irradiaba el centro brancarense por las vías "per loca marítima" hasta salvar el Miño sobre el legendario puente construido entre El Pasaje y Camina por Julio César; la repentina incursión de los vándalos que desembarcaron en las playas de Turonium en el año 445 asolando sus tierras y llevándose cautivas a muchas familias desprevenidas; el desastre por una tormenta de una escuadra árabe junto a la barra del Miño: el paso desde Portugal de las huestes de Al-manzor en 997; cómo un día del año 1014 los wikingos noruegos remontan el río saqueando y destruyendo hasta Tuy capitaneados por Olaf Haraldson, después San Olaf, patrono de Noruega. ¿Quién sabe? Quizá el viejo padre Miño se burle de los secretos de la historia de los hombres archivándolos olvidados en el fondo de su lecho,o, cansado los eche al mar después de haberlos ido recogiendo desde Lugo y Orense.
Sea de todo ello lo que fuere, lo cierto es que Camposancos entra plenamente en el período histórico poco antes de mediado el siglo XII, y desde entonces se configura como entidad de población hasta resolverse en las circunstancias actuales que le son características y que dan perfil acusado a su fisonomía social.

Restaurado en el año 1138 por el Obispo de Tuy Don IVlayo Menéndez el Monasterio de Barrantes que había sido destruido en 997, como La Guardia y Tuy, con monjes benedictinos bajo la dirección del Abad Don Godino, traídos de San Bartolomé de Rebordanes, las tierras de Camposancos pasan a pertenecer a dicho Monasterio durante los años siguientes del mismo siglo XII, por compras, donaciones y privilegios reales, entre los que' destaca el dado en Burgos a 26 de octubre de 1162 por el Rey de Galicia y León Don Fernando II.

Así se formó en "Coto de Camposancos", cuyos moradores, se determina, "sean vasallos del dicho Monasterio".

Como era del patronazgo del Obispo de Tuy, al extinguirse el Monasterio en el año 1436, sus bienes y obligaciones, previa resolución del Papa Eugenio IV, pasaron al Cabildo Catedral de Tuy quien, desde aquella fecha vino poseyendo el Coto de Camposancos, no sin eventuales resistencias de sus moradores, con todas las obligaciones y derechos anejos al señorío temporal, hasta que en 1760 el Cabildo acuerda sustituir los tributos trienales de vasallaje, consistentes en treinta reales por cada casa o quince por cada media casa, por un arriendo de las tierras y casas que contenía el Coto a sus moradores "obrando con la equidad y benignidad que acostumbra con todos sus colonos y caseros". Este acuerdo se formalizó al año siguiente ante escribano público.

Así continuó hasta que el Estado, en virtud de las Leves desamortizadoras, despojó al Cabildo del Coto, autorizando la redención de lo que consideró foro y no arriendo, cuya escritura se suscribió en Pontevedra el primero de Diciembre de 1870 a favor de los vecinos de Camposancos indeterminadamente, que entregaron al Erario público la can-lidad de nueve mil setecientas veintiocho pesetas, anticipadas en préstamo por el guardes Don Joaquín Alonso Martínez que había realizado las gestiones para la redención a favor de los mismos.

FuenteEn esta fecha termina la existencia del Coto como tal, si bien vulgarmente, a la parte comunal del mismo que entonces no pasó a propiedad privada, y que antes de la redención se venía aprovechando colectivamente, se le da ahora el nombre de "Coto", lo que en realidad no es más que una parte, la comunal, de lo que fue originariamente, desde el siglo XII, el Coto primitivo que comprendía todo lo que estaba dentro de su perímetro amojonado, incluso las casas y tierras laboradas privativamente.

La parte indivisa o colectiva del Coto primitivo (zonas de Cova da Loba, Forte, Lamiña, Caldeiro, etc.) adquirió desde la redención la naturaleza de bienes comunales del pueblo de Camposancos, para cuya administración se constituyó a raíz y al amparo de la Ley Municipal de 1877 la primera Junta Administrativa de carácter público que fue renovándose ininterrumpidamente hasta que en 1925 le sucede legalmente, y no sin oposición del Ayuntamiento de La Guardia, contra quien sentenció el Tribunal Supremo el 13 de Junio de 1941, la Entidad Local Menor de Camposancos, cuya Junta Vecinal fue restablecida, contra la resistencia del grupo de vecinos de Camposanncos que desde 1955 administraba de forma privada el patrimonio comunal, por las Ordenes Ministeriales de 19 de Abril y 13 de Agosto de 1963.

Es, pues, el pueblo de Camposancos en la Administración Pública española, una Entidad Local Menor dentro del Municipio de La Guardia, con bienes y jurisdicción peculiares, que se rige por la Ley de Régimen Local y complementarias, y se gobierna, según la legislación vigente, por una Junta Vecinal compuesta por un Presidente nombrado por el Gobernador Civil, dos Vocales elegidos por el Pleno Municipal, asistida por el personal especial que considere preciso.

Eclesiásticamente el actual territorio de Camposancos era parte de la Parroquia de San Lorenzo de Salcidos y en él existieron hasta el pasado siglo las capillas de San Mauro, de fundación, sino anterior, por lo menos de la época de vinculación al Monasterio de San Salvador de Barrantes, y la de San Telmo en el barrio de Sáa. Se erigió en Parroquia independiente en 1798 prestando sus servicios la nueva Parroquia de La Visitación en la capilla de San Mauro. En 1816 se comenzaron las obras de la actual iglesia, cuya construcción se terminó, después de varios años de paralización, en 1856.

Una circunstancia que, de las numerosas noticias y datos de Camposancos no traídos a esta reseña radiográfica, no se puede silenciar, es que, originado en la Baja Edad Media el partido jurisdiccional de Barrantes dentro de la antigua provincia de Tuy, el Coto de Camposancos se separa del antiguo Concejo de La Guardia para pertenecer a aquella jurisdicción administrativa como anexo, y no se vuelve a integrar en el territorio municipal de La Guardia sino hacia 1838, siglos después.

Es indudable que la historia de Camposancos desde el siglo XII, ha sido determinante de su fisonomía social característica que tanto sorprende y desconcierta a las gentes de los pueblos limítrofes. No es infrecuente oírles: "As cousas de Camposancos sólo as entenden os camposinos". Ojalá fuera así.

Mayo de 1970, Antonio García Lago*
*Sacerdote, profesor de dibujo, estudioso e investigador del tema local, colaborador en varias revistas. Dejó inédita una interesante monografía en torno a la parroquia de Camposancos. Nació y murió en Chapela (Redondela) (1930-1982). Este artículo fué escrito inicialmente para el libro de las Fiestas del Monte de 1970 Redactado por Redacción el Martes 14 de Octubre de 2003
Comentarios

muy bueno

Enviado por: ricardo el Viernes 2 de Julio de 2004 a las 20:41

He de comentarles que buscando el ayuntamiento de Salcidos y no siendo muy entrenada en p.c me contacte con vuestra web,me encanto...
Deseo un favor de quien lea esta nota,si serian tan amables de enviarme la direccion del ayuntamiento de Salcidos y la Iglesia de Salcidos?.
Desde ya muchas gracias a quien tenga la gentileza de contestar.

Mari Carmen Alonso Vicente

Enviado por: Mari Carmen el Miércoles 24 de Agosto de 2005 a las 22:51

me gustaria ver fotos antiguas del monasterio de los jesuitas del pasaje, y la historia de las torturas en tiempo de gerra,si alguien puede ayudarme a con seguirlo o decirme como puedo saber algo, pues soy una fanatica de la historia de mi pueblo la guardia.

Enviado por: maria el Miércoles 26 de Enero de 2011 a las 20:21

http://i.imgur.com/rD8koPj.jpg viagra overnight delivery - buy viagra 120 mg , http://ordercheapestviagranow.com/#krsib generic viagra canada price

Enviado por: Charlescar el Martes 14 de Enero de 2014 a las 09:22

ouswxuw

http://www.sedar2013.es/houston-rockets-gorras-199.php
http://www.younes.es/631-air-force-1-mid
http://www.younes.es/352-air-max-zapatillas-2015
http://www.younes.es/881-nike-air-force-1-black-suede
http://www.cdoviaplata.es/zapatillas-mbt-en-argentina-134.html

Air Max 95 Essential
Nike Free Run Rojas
Air Force Nike Black
Nike Presto Colombia
Sudaderas Lacoste Hombre

Enviado por: Curtiscig el Jueves 9 de Febrero de 2017 a las 20:02
Comentar este artículo









¿Recordar estos datos?




Por favor repite la siguiente combinación de números en el cuadro inferior para comprobar que hay un "ser humano" rellenando el formulario.