Portada  Libro de visitas Imágenes Rastro Foros de debate Páginas amarillas Glosarios  
   A web na que todos colaboramos V. 4.1

Buscando a Nemo

Martes 20 de Enero de 2004

Cartel de la películaDirector: Andrew Stanton y Lee Unkrich
Intérpretes: Nemo, Marlin, Dory
Desoyendo los consejos de su padre de que no abandonase la Gran barrera de Coral, Nemo es atrapado por un submarinista para acabar dando con sus espinas en el acuario de la consulta de un dentista, cuyas vistas desde la ventana, dan al puerto de Sydney. La desesperación de su excesivamente protector padre, Marlin, le obliga a iniciar una tremenda odisea tratando de rescatar a su hijo.
Para ello contará con la compañía y ayuda de un simpático pez llamado Dory que tiene el ligero inconveniente de “pérdida de la memoria inmediata”.

Mientras tanto, Nemo y sus compañeros de Acuario, urdirán un descabellado y arriesgado plan para huir y regresar sanos y salvos a casa.

Como es de esperar en una película de animación, el entretenimiento está garantizado. A pesar de ser un argumento sencillo y amable, no por ello está exento de los suficientes ingredientes para hacer de ella una gran película.

Y es que Marlin nos proporciona momentos de todo tipo... grandes peligros y persecuciones, personajes de lo más variopintos, como una Asociación de Tiburones Anónimos en plena terapia cuyo lema es “Los peces son nuestros amigos, no comida”, la frescura de la personalidad de Dory, el pez azul desmemoriado que habla idiomas tan complejos como “el balleno” y que insufla optimismo y vitalidad a raudales y que enseñará a Marlin a ver las cosas desde otro punto de vista.

Como suele pasar en este tipo de películas de dibujos animados, se recrea la cotidianidad del día a día humano, en este caso, llevado al fondo del mar; como los colegios para los peces, la compra de una preciosa anémona como primera vivienda, la excesiva protección de un temeroso padre ante la idea de perder a su hijo, la amistad...

Diálogos divertidos y de doble sentido, entre cuyas voces destaca la de Anabel Alonso como la simpática Dory. Grandes momentos de tensión como la lluvia de peligrosas medusas entre las que se ven envueltos Marlin y Dory; la vertiginosa incursión en una corriente marina camino de Sydney; la hilarante escena acontecida en la consulta del dentista, la sobrecogedora aparición de la sobrina del dentista... entre otros muchos detalles que se me escapan. Y también, como no... la frase final, que seguro, seguro, te hará sonreir.

Es una película de argumento sencillo, pero no por ello exenta de emotividad y ternura. Muy recomendable para mayores y pequeños.

Tras haber visto esta película, a ver quien se atreve ahora a comer una lubina a la espalda...

Saludos.

Redactado por veneciana el Martes 20 de Enero de 2004
Comentarios
Comentar este artículo









¿Recordar estos datos?




Por favor repite la siguiente combinación de números en el cuadro inferior para comprobar que hay un "ser humano" rellenando el formulario.