Portada  Libro de visitas Imágenes Rastro Foros de debate Páginas amarillas Glosarios  
   A web na que todos colaboramos V. 4.1

Incursión en N.Y.C.

Lunes 8 de Agosto de 2005

Estatua de la LibertadDe mi pasado viaje a N.Y. lo primero que recuerdo emocionada es el esperado aterrizaje: la visión nocturna desde el avión, tan extensa que abarcaba todo lo que tenías a la vista, parecía un mar de lucecitas de árbol de Navidad donde a lo lejos se vislumbraban las siluetas iluminadas de los grandes edificios de la isla de Manhattan destacando sobre todo lo demás, como una gran extensión de luciérnagas sobre un inmenso mapa plano.

Similar la emoción en la visión nocturna desde la 82 floor del Empire State Building, lleno de turistas de todas las nacionalidades, de la gran ciudad como si de un enorme puzzle se tratase, con la imagen maravillosa del modernista Chrisler Building resplandeciente.

Cuando llegué al aeropuerto, con los nervios por si no te dejarán entrar finalmente, lo primero que sucedió en la cola de entrada para la recepción de pasaportes fue que comenzaron a sonar estruendosamente unas alarmas y una voz en off que mascullaba en un inglés endemoniadamente incomprensible, yo intentaba tranquilizarme pero con el cansancio del vuelo y los nervios de la llegada, eran las nueve de la noche pero parecían las tres de la madrugada, pensé que era la forma que tenían de preparar mi llegada de película típicamente americana … aún hoy no sé bien qué ocurrió. Todos los pasajeros de la cola de turistas nos mirábamos unos a otros y nos preguntábamos que rayos estaba sucediendo pero nadie parecía conocer la respuesta. Finalmente pasamos la aduana y no nos detuvieron a ninguno que yo me hubiese percatado, por suerte, aunque te preguntan un montón de veces si llevas comida.

Un StarbucksLo primero que hice en mi primera mañana siguiente a la llegada fue ir a desayunar al típico dinner americano y experimenté la glotona satisfacción de poder beberme dos o tres cafés inmensos en esas tazas enormes de cacerola y un par de huevos con bacon y los pancakes, las famosas tortitas, quizá un poco dulces en exceso pero realmente esponjosas, como una filloa almohadillada. Mi primer desayuno fue todo un bautizo nutritivo de bienvenida en Norteamérica.

Durante las tres semanas que he estado en U.S.A. viví en Long Island, a unos 45 minutos del centro de N.Y.C. viajando en el Long Island Rail Road (LIRR), el tren de cercanías. Cada vez que iba a la ciudad cogía el tren en Hicksville y llegaba a la 34 Street, en Madison Square, a la Penn Station.
Museo de Historia NaturalEl trayecto duraba unos 50 minutos y comenzaba la inmersión en pleno mogollón neoyorkino, lleno de gente de todas las razas, colores e idiomas. Desde allí me desplazaba a los diferentes lugares de la ciudad como el Central Park, el Metropolitan Museum, el Guggenheim, el Museo Americano de Historia Natural, al MOMA tanto en bus, como en metro y también andando porque aunque las distancias eran bastantes grandes, la sensación de caminar por las calles de la ciudad son toda una experiencia de sensaciones y emociones observando los fascinantes edificios, con todos los contrastes que queramos imaginar: ves una iglesia gótica y a al lado un grandioso edificio de cincuenta plantas de espejos y no te parece que desentone en absoluto, más bien al contrario, hasta parecen diseñados para estar juntos.

GuggenheimLa gente es atenta y hospitalaria, cualquiera persona pregunta por diferentes calles o lugares, es frecuente encontrarse a españoles y europeos de compras, con lo que la sensación de ser extraño en una ciudad llena de turistas de todas las nacionalidades desaparece al segundo día de estar allí. Por otra parte, casi todo el mundo habla español, lo escuchas caminando por las calles en las conversaciones de los hispanos y los dependientes de casi todas las tiendas y shopping center lo hablan con lo cual no es complicado salir de los apuros diarios cuando te despistas de calle o necesitas pilas para la cámara de fotos. Para ellos nuestro acento español es exótico y atractivo porque están acostumbrados al español de Centroamérica con lo cual eres motivo de especial curiosidad cuando les preguntas por cualquier asunto y te escuchan con atento deleite.

Zona ceroDe la zona cero me queda una sensación gris como los cimientos de lo que ya está construído y remodelado de nuevo, como si de un gran aparcamiento al aire libre se tratase, no me imagino la gran tragedia, salvo de las imágenes que todos vimos en las televisiones de todo el mundo; pensando en la amabilidad y la hospitalidad que me encontré en la gente de la ciudad, tuvo que ser realmente horroroso. Aquellas gentes corriendo por las calles y recorriendo los puentes y las grandes avenidas a pie, con atascos terroríficos para salir de la zona del W.T.C. , sinceramente ni en las películas más fantásticas se podría haber visto semejante locura. Es como una gran cicatriz en el medio de la ciudad y la herida todavía está muy reciente en los ciudadanos neoyorkinos.

Pero después de esa visión cementada, se abre el Battery Park, desembocadura del Hudson River, con todo el océano a la vista y la estatua de la libertad a lo lejos, donde la gente pasea en bici y come cerca del agua o simplemente toma el sol en el césped con la brisa que muchas de las veces sopla fresca y liberadora del calor del asfalto, muy cerca del Museo de la Jewish Heritage, en el extremo suroeste de la isla donde se coge el ferry para la estatua de la libertad. Relativamente cerca se extiende Tribeca, uno de los barrios más de moda de la ciudad con una estética totalmente diferente entre muy moderno y los viejos locales comerciales convertidos en lofts de lujo, con infinidad de bares de copas y restaurantes de lo más cool. Uno de ellos es “El rincón de Paco”, donde está muy de moda tomar tapas con sangría, atestado de gente, con una estética medieval, poca luz y un pan tumaca excelente, además de las empanadillas vegetales, el salpicón y las gambas al ajillo en su punto. Aunque la música de Gipsy Kings no sea la más indicada.

Central ParkLos paseos por Central Park son imprescindibles y un remanso de placer del caluroso e intenso tráfico de las calles de N.Y.C. Es inabarcable el pulmón de la ciudad, donde su presupuesto de mantenimiento anual está lleno de numerosos ceros, en los primeros calores de la primavera se llena de personas que se tumban en la hierba y toman el sol, juegan y se reúnen para charlar. El lago central se llena de barquichuelas como hemos visto en infinidad de reportajes de la ciudad y los largos paseos a través de los senderos llenos de puentes y montículos atraviesan a lo largo y ancho de todo el recinto que se extiende desde la 57 end Street hasta la 110 end Street y se puede recorrer en los antiguos carruajes de caballos, que parten de la entrada situada en el extremo sur y muy cerca de la entrada del famoso Hotel Plaza, recientemente vendido y que dejará de ser hotel en breve.

Puente de BrooklinOtra de las imágenes tipicas, son los numerosos puentes y pasos subterráneos para llegar a la gran manzana desde los diferentes barrios cercanos como Brooklin, Queens, Long Island, Bronx o New Jersey. El más conocido, el puente de Brookling no es precisamente el más bonito pero sí el más famoso, tanto el Manhattan como el Washington Bridge ofrecen estampas realmente grandiosas y diferentes entre sí de la gran ciudad, dignos de pasar por ellos. Los túneles van por debajo del agua con tres carriles en cada sentido e independientes entre sí, el Holland y el Lincoln túnel que comunican con Jersey City. El Brookling Battery Túnel con Brooklin, barrio polaco en la actualidad con clones de sus iglesias europeas. El U.N. Headquarters Queens Midtown túnel que empieza justo en el famoso edificio de la O.N.U., en obras como casi todo al comienzo de la primavera preparando las visitas de una de las ciudades más turísticas del mundo. Uno de últimos los días visité la casa de Walt Whitman, el poeta de Long Island, todo un ejemplo de austeridad y humildad, una pequeña construcción de campo con elementos de decorativos de la época y con un aula – museo por la que han pasado desde Pablo Neruda u otros muchos escritores y que han dejados sus firmas y sus espíritus vagando por la parcela. En medio de las numerosas autopistas, sin que fuese capaz de distinguirla entre las demás construcciones, bastante costó encontrarla pero dentro hay un halo de pobreza material y de mucha vida, mucha lírica simbolizado en el pozo de la huerta a la entrada de la vivienda, a pesar de que la construcción auténtica se quemó hace años y la han reconstruído en su totalidad.

En bicicleta por Battery ParkPasan los días y las semanas ya y el recuerdo de N.Y.C. es especialmente nítido y reflectante en mi corazón, me encantaría volver y visitar muchos más lugares y rincones de esta gran ciudad que tiene muchas cosas interesantes y un alma diferente.
 
Hotel Plaza
 
Arquitectura neoyorquina
 
Edificio de la ONU
 
Edificio chrysler
 
Paseando por NYC
 
5ª Avenida
 
Casa de Walt Whitman
 
Limusinas ostentosas
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Redactado por Eva Pérez el Lunes 8 de Agosto de 2005
Comentarios

Me ha gustado mucho la descripción y las fotos de tu viaje. Y la verdad es que ya me pica la curiosidad...

Enviado por: Veneciana el Martes 9 de Agosto de 2005 a las 18:08

Gracias por el artículo y por contarnos con tu estilo tan personal, tus vivencias en la ciudad de los rascacielos.

Enviado por: Fernando el Viernes 12 de Agosto de 2005 a las 21:21

Que estupenda vision de N.Y. y que buenas las fotos . Enhorabuena por el reportaje que podria dar envidia a mas de un periodista .

Enviado por: Cristina el Viernes 19 de Agosto de 2005 a las 18:08

Hola Eva!, 11 sobre 10, pero falta una foto tuya!!!...

Enviado por: Alex el Lunes 22 de Agosto de 2005 a las 08:55

hola eva eres un encanto de trotamundos, veo que te ha quedado buen sabor de boca del viaje y me alegro.Eres genial un beso

Enviado por: lini el Martes 23 de Agosto de 2005 a las 18:14

Felicidades correcaminos, me ha gustado mucho tu articulo , a mi tambien me ha picado la curiosidad, las fotos buenisimas, un besazo

Enviado por: silvia el Miércoles 24 de Agosto de 2005 a las 10:39

Enhorabuena Eva, por este maravilloso reportaje.
Me has hecho recordar un montón de cosas que tenia de mi único viaje a N.York.
Animo a todos a ir a conocer esta maravillosa ciudad y sus gentes, merece la pena.
De nuevo, Gracias.

Enviado por: Blanca el Viernes 26 de Agosto de 2005 a las 19:36

Felicidades para la mejor periodista de viajes, la verdad es ke deberían contratarte para esto: Eva tu vales mucho!

Enviado por: mici el Martes 1 de Noviembre de 2005 a las 12:24

Fui una vez a la ciudad de nueva york y la verdad es que me encanto, espero volver pronto porque en realidad ahi esta todo lo que yo quiero, los yankees, mi madre, mi hermana, mi tio, derek jeter que mas puedo pedir
Amo nueva york y espero que el cosulado que me toque la proxima vez tenga piedad de mi y me de esa visa que tanto la quiero para poder volver a visitar la ciudad del mundo, new york, new yoooork.

Enviado por: moises sanchez el Miércoles 24 de Mayo de 2006 a las 04:39

estoy muy de acuerdo contigo, new york es fascinante, hermoso,cosmico y en especial su gente es muy calida.
Este 3 de julio estare en ella, me dicen que el 4 de julio es de verdaderas luces en su firmamento.
gracias por fotos son envidiables

Enviado por: JUAN CALDERON el Sábado 1 de Julio de 2006 a las 06:41

son unas fotos muy bonitas y me gustaria si pudieses mandarme una copia de la foto del puente de brooklin.gracias

Enviado por: ALEJANDRO el Martes 29 de Agosto de 2006 a las 14:52

eva lo que mas me encanto de tu viaje fue tu camioneta asta creo que siento envidia con esa hummer limosina

Enviado por: kenyerly el Viernes 27 de Octubre de 2006 a las 21:58

eva disculpame por eso de verdad

Enviado por: kenyerly el Viernes 27 de Octubre de 2006 a las 21:59

EVA REALMENTE ME QUEDE FASCINADA CON TUS FOTOS Y TUS RELATOS SON DE LO MEJOR ,REALMENTE TE ENVIDIO ME ENCANTO LA DESCRIPCION QUE HACES A NEW YORK, OJALA ALGUN DIA PUEDA IR PARA ALLA.

Enviado por: GIOVANNA el Martes 6 de Febrero de 2007 a las 02:24

realmente es fascinante ver tus fotos, sin
imaginarlo siquiera me transportaste a esa
hermosa ciudad, felicidades y ojala puedas
volver, yo espero algún día visitar esa
hermosa ciudad.
saludos

Enviado por: laura el Miércoles 11 de Julio de 2007 a las 23:18

realmente es fascinante ver tus fotos, sin
imaginarlo siquiera por la forma tan bonita de narrarlo, me transportaste a esa
hermosa ciudad, felicidades y ojala puedas
volver, yo espero algún día visitar esa
hermosa ciudad.
saludos desde mi no menos hermosa ciudad de
Saltillo, Coah. México

Enviado por: laura el Miércoles 11 de Julio de 2007 a las 23:20

ajajja, que bonito, sirves para peridista,joder, me ha encantado todo lo que has dicho y las fotos, guapisimas, yo ya quiero ir, siempre he dicho que no me moriré, sin ir allí, porquemi pueblo al lado de N.Y. ajaja, ademas qu es muy bonita, y el inglés me encanta, a ver si me fuese alguna vez para allá,creo que voy a empezar a ahorrar, un beso muy fuerte

Enviado por: rafa el Martes 4 de Diciembre de 2007 a las 22:54

HIJO... OJALA ALGUN DIA PUEDA IRMA A NY y apreciar todo lo que tu apreciaste...!!!! la verdad que te envidio por lo divertido q deve ser por alla...!!!! gracias por este espacio para conocer lo linda y maravillosa que es la cuidad de ny....!!!!! nos vemos...!!!

Enviado por: ELIAS el Martes 29 de Abril de 2008 a las 14:04
Comentar este artículo









¿Recordar estos datos?




Por favor repite la siguiente combinación de números en el cuadro inferior para comprobar que hay un "ser humano" rellenando el formulario.