Portada  Libro de visitas Imágenes Rastro Foros de debate Páginas amarillas Glosarios  
   A web na que todos colaboramos V. 4.1

Charlie y la fábrica de chocolate

Jueves 8 de Septiembre de 2005

Clic para ampliarDirector: Tim Burton. Intérpretes: Johnny Deep (Willy Wonka), Freddie Highmore (Charlie Bucket), David Kelly (Abuelo Joe)

Hubo una vez un niño muy pobre llamado Charlie que vivía en su pequeña y destartalada casa junto a sus padres y sus cuatro abuelos. Circunstancia que no le importaba ya que era un niño feliz al estar rodeado del cariño de su familia.

Cada noche, desde su cama, Charlie puede ver la enorme fábrica donde se elabora el chocolate más rico del mundo. Desde hace algunos años, nadie ha visto entrar o salir a ningún trabajador y sin embargo el chocolate sigue llegando a todos los rincones del mundo. Su imaginación vuela cuando su abuelo, antiguo trabajador de la fábrica, le cuenta lo sucedido por aquella entonces. Una fría mañana, el pueblo aparece cubierto de carteles donde se anuncia que el dueño de la fábrica, Willy Wonka, abrirá sus puertas para permitir la entrada a los cinco afortunados niños, acompañados de un familiar, que encuentren los únicos cinco “billetes dorados” ocultos en las chocolatinas. Sólo a uno de los niños corresponderá el “gran premio que jamás podríais imaginar”. El deseo de Charlie por ser uno de los afortunados, contagia de ilusión a su familia, la cual, por su cumpleaños, le regalarán la única chocolatina a la que su precaria economía les permite acceder. Las puertas del universo dulce de Wonka se abrirán para Charlie.

En la nueva fábula de Tim Burton convergen algunas de las más feas cualidades del ser humano reencarnadas en estos odiosos niños: la caprichosa actitud de una niña rica y arrogante que quiere que su padre cumpla todos sus deseos con sólo pedirlos, la descontrolable gula de Augustus, que será su perdición; la repelente y maleducada actitud del sabelotodo adicto a los videojuegos y la muy competitiva Violeta que alardea de sus múltiples premios en diversas facetas y que hará lo que sea y por encima de quien sea, con tal de ganar. Y en Charlie reposan todas aquellas virtudes difíciles de encontrar en una sola persona: El respeto, el cariño, el sacrificio, el amor a los demás, la responsabilidad y la inocencia que ningún niño debería perder.

Willy Wonka es un excéntrico e irónico personaje de peinado a lo “príncipe valiente” y sombrero de copa, pero divertido y muy vulnerable debido a las carencias afectivas de su infancia y una experiencia traumática que condicionó su futuro. Ahora sale de su aislamiento voluntario para mostrar su imperio de azúcar, de cascadas de chocolate, hierba comestible, árboles con golosinas… y poner a prueba a cada niño para que sólo uno se alce con el gran premio.

La fantasía y originalidad que Burton aplica en sus películas puede llegar a ser apabullante, pero desde luego es inimitable y esta en concreto, es tremendamente estética. Es como plasmar en imágenes tus sueños infantiles a los que les añade música. Su actor fetiche, Johnny Deep, es la encarnación perfecta para Willy Wonka y la promesa, Freddie Higmore (el mismo niño que compartió cartel con Deep en “Descubriendo Nunca Jamás”) se descubre como un gran actor capaz de emocionar al público. Helena Bonham Carter y Noah Taylor son los adorables y afortunado padres de Charlie que transmiten esa sensación de cariño y protección. Desde mi punto de vista, todo el elenco de actores hacen realidad la imagen que Burton creo en su mente para sus personajes. No se puede negar que se trata de un caramelo muy dulce.

Saludos.

Redactado por veneciana el Jueves 8 de Septiembre de 2005
Comentarios
Comentar este artículo









¿Recordar estos datos?




Por favor repite la siguiente combinación de números en el cuadro inferior para comprobar que hay un "ser humano" rellenando el formulario.