Portada  Libro de visitas Imágenes Rastro Foros de debate Páginas amarillas Glosarios  
   A web na que todos colaboramos V. 4.1

Piratas del Caribe. El cofre del hombre muerto

Martes 22 de Agosto de 2006

Clic para ampliarDirección: Gore Verbinski Intérpretes: Johnny Deep (Capitán Jack Sparrow), Orlando Bloom (Will Turner), Keira Knightley (Elizabeth Swann), Bill Nighy (Davy Jones) El intrépido y particular capitán de La Perla Negra, se verá nuevamente metido en líos a causa de una antigua deuda de sangre contraída con el temible señor de las profundidades, Davy Jones, Capitán del Holandés Errante. Jack Sparrow deberá encontrar la solución para saldar esa deuda si no quiere pasar toda la eternidad formando parte de la fantasmagórica y repulsiva tripulación del barco de Jones.

Por otro lado los planes de boda de Will y Elizabeth se ven interrumpidos por Beckett cuando éste les encierra y amenaza de muerte si se niegan a colaborar en la búsqueda del Capitán Sparrow. Su objetivo es hacerse con la brújula que porta Jack, al parecer dotada de unas cualidades muy particulares y que puede acercar al que la posea a desentrañar la inquietante leyenda de que quien consiga hacerse con el “cofre del hombre muerto” gobernará a Jones…

Dos horas y media de metraje es lo que dura esta más que frenética aventura, por momentos (bastantes…) cansina. Johnny Deep multiplica sus estridencias en su papel del pirata más famoso y rentable de la historia del cine. A Orlando Bloom le sigue faltando unos cuantos litros más de sangre, justo los que le sobran a Kheyra. El malo de esta segunda parte, el señor Jones “cara de pulpo” es un malo con un doblaje pésimo que le ridiculiza de una forma innecesaria logrando que en lugar de temor, despierte risa y una inmensa falta de respeto. Nada que ver con el carisma inquietante de Barbosa y su tripulación de esqueletos de la Perla Negra. En esta segunda parte se pierde la frescura y diversión que supuso la novedad del original. Sus personajes se repiten (y repiten y repiten) sin aportar nada nuevo a lo que ya conocíamos. Las escenas de acción, si en la primera eran circenses, en esta se convierten en ciencia-ficción y se prolongan hasta el infinito y más allá. La falta de imaginación del guión le obliga a explotar los gags de la primera parte. Situaciones tremendamente rocambolescas, imposibles A toda película de aventuras y acción se le permite un grado de licencia de exageración siempre y cuando mantenga una coherencia y lógica con la trama. Yo creo que aquí se han pasado… si algo es imposible, lo multiplican por 10 en escenas que se alargan y alargan dando una sensación de que te están tomando el pelo. Por supuesto sus efectos especiales son increíbles (también lo son los “efectos especiales” del guión… y es que al filón Sparrow hay que explotarle como es debido… ¿y cual es la mejor forma, aunque haya que meterlo con calzador?? Exacto, así como piensas).

Divertida y entretenida en ocasiones, pero también aburrida y agotadora en otros. La sala de cine te regala la grandiosidad de sus paisajes y de muchas de sus escenas y por eso se hace más “agradable”, pero pegarse al sillón de casa para verla en dvd…. uf!!. Inevitablemente la tercera parte ya está en rodaje (o finalizada) y soy escéptica con la idea que ronda la mente del director para poner ¿fin? a esta trilogía pirata. Ya veremos que pasa….

Saludos

Redactado por veneciana el Martes 22 de Agosto de 2006
Comentarios

Tengo que verla, a ver si me da tiempo antes de que salga de los cines y ya me ensañaré con ella como no me guste ;)

Enviado por: Fernando el Martes 12 de Septiembre de 2006 a las 11:13

A mi me pareció muy largaaaaaaaaaaaaa... y pesada.

Enviado por: Ernesto el Jueves 14 de Septiembre de 2006 a las 00:43

Es un bombom me encanta como hace el personaje es re lindo y actua muy bien del capitan jack sparrow espero que siga asi

Enviado por: yamila endrizzi el Sábado 14 de Octubre de 2006 a las 00:51
Comentar este artículo









¿Recordar estos datos?




Por favor repite la siguiente combinación de números en el cuadro inferior para comprobar que hay un "ser humano" rellenando el formulario.